Algo es claro en el centro de Pachuca: el desgobierno en las calles ha provocado que pseudocomerciantes, líderes chabacanos o incluso golpeadores amateurs se adueñaran de ellas. Ayer, frente al popular mercado Miguel Hidalgo, unas cuatro personas agredieron, literalmente a palos, a un taxista y su hijo. Aún no queda clara la razón de la agresión ocurrida en el primer cuadro de Pachuca, pero puede inferirse que los golpeadores intentaban cobrar alguna cuota y el chofer mencionado simplemente se negó a ser extorsionado. Al respecto, Pedro Solares Cuevas, dirigente de la Federación de Unión de Trabajadores del Volante (FUTV), dijo en entrevista que los agresores no pertenecen a la Foideh, sino que son “vándalos de la zona” a quienes se les tiene bien identificados y se encargan de “según, tener control del centro”. De acuerdo con Solares, los taxistas no permitirán que eso suceda, “que gente drogada esté subiendo pasaje o amedrentando a los choferes”. Semejante descripción remite a un lugar sin ley, en el que, a falta de cualquier autoridad, predomina y funciona la ley de la selva, la ley del más fuerte. ¿Qué hace la Policía municipal capitalina cuando observa que “vándalos” se dedican a golpear, ya sea a comerciantes o a choferes, suponemos que con afán recaudatorio? ¿Observar? Podemos inferir que no gran cosa, pues según un video difundido ayer en redes sociales, los golpeadores hicieron lo suyo sin que alguna autoridad interviniera. ¿Podrá poner orden la presidencia de Pachuca? ¿O simplemente se desentenderá del asunto? De filón. En Hidalgo tenemos a nuestro Javier Duarte: es Filiberto Hernández, expresidente municipal priista de Mineral de la Reforma, quien no dejó títere con cabeza durante su administración. No deja de sorprendernos con nuevos fraudes: esta vez fueron 94 casas en Valle de Estrellas, en La Providencia, cuyo costo fue de 75 mil pesos cada una con escrituras y que debieron ser entregadas a trabajadores de bajos recursos. No obstante, aunque usted no lo crea, Filiberto las obsequió a sus cuates, exfuncionarios y exregidores, “cuando debieron ser otorgadas a trabajadores municipales”.

Comentarios