Los cambios económicos mundiales han entrado a una fase de aceleramiento por la vertiginosidad disruptiva de la simbiosis ciencia-tecnología; las transnacionales son las que dominan esos procesos, concentrando la riqueza, ya que solo 28 empresas del sector financiero controlan 62 por ciento del producto interno bruto (PIB) mundial, que suma más de 80 trillones de dólares.
Las consecuencias de ese neoliberalismo, que todo convierte en mercancía, es una desigualdad atroz, puesto que uno por ciento de la población concentra 99 por ciento de la riqueza mundial, pero la tendencia es que ese uno por ciento se convierta en 0.1 por ciento, es decir, que la riqueza se concentre aún más, propiciando más hambre, más rezago y más violencia.
Las tendencias tecnológicas marcan una ruta hacia la digitalización de procesos productivos y de todas las actividades sociales, es la sociedad industrial 4.0, que se sustenta en la permanente e creciente investigación científico-tecnológica para lograr liderazgos en los mercados con mercancías innovadoras.
¿Quiénes son las que están en esa dinámica? Las grandes empresas globales, cuyo proceso de concentración de riqueza se observa en las fusiones y/o adquisiciones corporativas, habituadas a mayores márgenes de rentabilidad y al fácil y barato acceso a los recursos naturales.
Se estima que la transnacional AB Inbev controla 42 por ciento del mercado mundial de la cerveza, sus principales competidores son SabMiller y Heineken. La estrategia de eficiencia que aplica AB Inbev está basada en costos, más que en la generación de valor agregado; su enfoque está dirigido a la alta rentabilidad y no a la atención de sus clientes.
Bajo ese esquema, cuando Ricardo Tadeu llegó a México representando a AB Inbev despidió del Grupo Modelo a más de 4 mil personas, redujo 34 por ciento los gastos de operación y 24 por ciento los costos de ventas, al cierre de 2013.
Se estima que en lo que va del sexenio, AB Inbev ha invertido 5 mil millones de dólares en sus plantas, de los cuales 14 mil millones de pesos están destinados a la región de Apan de Hidalgo, donde se dice que generará 6 mil 200 empleos: mil 200 directos y 5 mil indirectos; adicionalmente creará 3 mil 500 empleos directos y hasta 7 mil indirectos en la fase de construcción, de verdad que resulta espectacular para ser creíble.
La transnacional tiene plantas tanto en Yucatán, como en Coahuila, Zacatecas, Chihuahua, Chiapas y Baja California, donde su estrategia es depredadora, por ello enfrenta protestas e inconformidades tanto por el uso abusivo del agua, situación que ha puesto en riesgo el agotamiento de los mantos acuíferos de esas entidades, además de bajar a la mitad los pagos a transportistas y por el incumplimiento de compromisos en el proceso de franquicia de sus tiendas Modelorama, que ya suman más de 8 mil en el país. En sus relaciones laborales ha impuesto a sindicatos a modo.
Los campesinos de Tlaxcala hicieron público que Grupo Modelo impone precios desleales a los 50 mil productores de cebada y acapara el agua, poniendo en riesgo incluso toda la producción agrícola estatal.
¿Cuáles serán los resultados de la participación del Grupo Modelo AB Inbev en Hidalgo, considerando esos antecedentes? Ojalá y se aplique lo que se específica en el eje 2.2 y 2.5 del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, en lo relativo a la transferencia de conocimientos y tecnologías, como en la modernización tecnológica de las actividades agrícolas, pero sobre todo en el uso sustentable del agua.
Hay que tener claro que inversión extranjera, como la del Grupo Modelo, si no genera derramas tecnológicas y transferencias de conocimientos, así como un uso sustentablemente de los recursos hídricos, su presencia en Hidalgo provocará rezago económico, regresión social y corrosión del bienestar de los hidalguenses. No todo lo que brilla es oro, la inversión extranjera no es gratuita, viene por la alta rentabilidad, no para sacarnos del atraso y desigualdad.
El martes 20 de febrero se presentaron las propuestas estratégicas para el periodo 2019-2024, elaboradas por expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e integradas por cinco ejes: redistribución del ingreso, pobreza en el marco de los derechos humanos, crecimiento inclusivo y sostenido, desarrollo territorial y, finalmente, sustentabilidad, política y geopolítica en las relaciones globales de México. Las comentaremos, pero ojalá y las lean los candidatos. ¿No lo cree usted?

Comentarios