Chacotean, pero también discuten TLCAN, racismo y caso Lozoya

115
TLCAN

Crónica

José Alvarado /
Ciudad de México

Tres temas fueron los centrales en la sesión de ayer de la comisión permanente del Congreso de la Unión: el rechazo a las acciones violentas y racistas, ocurridas el pasado sábado en Virginia, Estados Unidos; el inicio de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el hecho de que se evitó la discusión del tema los presuntos sobornos de la empresa brasileña Odebrecht al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin.
El presidente de la mesa directiva, Pablo Escudero (PVEM), quien llegó casi una hora tarde a la cita para iniciar la sesión, indicó: “Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo estadunidense por los hechos atroces que provocaron en el estado de Virginia. Nos sumamos a los llamados de unidad y concordia; y nos pronunciamos por evitar que en Estados Unidos se reviva la violencia racial”.
Y dejó en claro que la comisión permanente está en favor de la tolerancia, la no discriminación a ningún grupo social, y el respeto a los derechos humanos. Hasta ese momento, la sesión, que apenas duró tres horas, transcurría con toda normalidad con el desahogo de los asuntos agendados.
No obstante, la coordinadora de los diputados de Morena Rocío Nahle se quejó desde su lugar, de que no se incluyera un punto de acuerdo presentado por ella con respecto al señalamiento de que el extitular de Pemex Emilio Lozoya recibió sobornos de la empresa Odebrecht.
Pero no logró que se autorizara su inclusión. Este asunto logró que por unos minutos se apagaran los diálogos entre legisladores, esas conversaciones que ignoran a los oradores en tribuna y que muestran un salón de plenos en algarabía.
Pero luego de ello, el desorden se adueñó nuevamente del salón, mientras se daba paso al único tema de la agenda política: el inicio de las renegociaciones del TLCAN.
Primero tocó a los grupos parlamentarios fijar su postura sobre el tema. Hubo coincidencias en que puede ser positivo para México este proceso de negociación; en que no se debe cancelar el capítulo 19 sobre el mecanismo de defensa de disputas entre los países miembros, y en que México debe rechazar cualquier intento de aplicar medidas proteccionistas; además de cuidar sectores estratégicos como el campo y el energético.
También se planteó la necesidad de incrementar la participación de los emprendedores, promover el piso parejo en intercambios comerciales, integrar el sector de telecomunicaciones y reforzar las regulaciones ambientales.
Y se dijo que las tres naciones están obligadas a actuar con responsabilidad en temas como el cambio climático, la migración o el crimen organizado. Posteriormente, la vicepresidenta de la mesa directiva Gloria Himelda Félix Niebla (PRI) dio lectura al pronunciamiento de la comisión permanente al respecto.
Dijo que debe construirse un nuevo modelo de cooperación entre México, Estados Unidos y Canadá, con beneficios equitativos para los tres países, para disminuir la desigualdad entre nuestras sociedades.
Así fue como se desahogaron los temas principales, pero en la última etapa, la del TLCAN, se perdió la seriedad en algunos momentos y quien propició esto fue el senador Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la bancada del PRI.
No estuvo presente en la mayor parte de la sesión, pero llegó unos minutos antes del inicio de la intervención de los legisladores en este tema y mientras los oradores exponían sus conceptos, él cambiaba de interlocutor e iba de una bancada a otra.
Habló con el coordinador de los senadores del PAN, mientras en tribuna participó el diputado del PVEM, Emilio Salazar, quien irónicamente agradeció a quienes le pusieron atención; Gamboa habló con uno de sus correligionarios, cuando el senador del PT, Miguel Barbosa era orador e incluso les pidió hablar con menos decibeles; en el momento en que el perredista Isidro Pedraza estaba en tribuna, don Emilio platicaba con Barbosa, quien fue reprendido por el perredista.
Para entonces, estos reclamos por la falta de atención provocaron las risas y carcajadas de todos los presentes en el salón de sesiones. Pero fue la senadora panista Laura Rojas quien remató el asunto al pedir al mismo senador Barbosa que pusiera atención, justo cuando él hablaba con la morenista Rocío Nahle, por lo que Barbosa no tuvo más remedio que llevarse las manos a la cara, sonreír y escuchar respetuosamente a la oradora, tal como él mismo lo había solicitado
en su momento.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios