Charlan sobre espiritualidad y amor

377
Charlan

Pachuca.- Como parte de las actividades de la 33 Feria Universitaria del Libro (FUL), que organiza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), fueron presentadas las obras literarias El juramento de Ignacio Solares y Salvar el fuego de Guillermo Arriaga.

El primer autor por medio de una videoconferencia detalló que ese compendio está inspirado en experiencias espiritualistas que él mismo vivió, ya que por muchos años indagó en temas relacionados con lo parapsicológico, espiritualismo, misterioso y paranormal.

Agregó que el eje central de la novela se basa en el juramento de una mujer, el cual influye para elegir entre lo espiritual y los placeres terrenales. La historia se desarrolla en la Sierra Tarahumara, en Chihuahua.

“Hay algo que me toca mucho el corazón y es no verlos. Me encantaría verles el rostro y poderles transmitir mis emociones, pero desgraciadamente la pantalla ni chilla ni llora ni reacciona”, expresó el ensayista tras reconocer la labor de la máxima casa de estudios de la entidad al realizar la fiesta de las letras de forma virtual para salvaguardar a la población durante la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Solares es narrador, ensayista, dramaturgo y periodista mexicano. Es autor del reportaje novelado Delirium tremens, además de las novelas Anónimo, La noche de Ángeles (Premio Diana Novedades de 1989) y Madero, el otro. Asimismo, ha publicado diversos títulos narrativos, ensayos y obras teatrales.

La presentación editorial se encuentra disponible en la liga www.youtube.com/watch?v=DLvrkGcUwto.

Una reflexión sobre el amor en el México contemporáneo.

Posteriormente, el escritor, productor y director cinematográfico Guillermo Arriaga develó Salvar el fuego, una reflexión sobre el amor en una historia de violencia ambientada en el México contemporáneo.

“Realmente construí premisas simples, en este caso era una mujer que sostiene una relación imposible con un reo, no tenía más”, declaró el creador durante la actividad online. Al hablar de su texto apuntó: “Conforme escribes la historia, es ella quien se encarga de pedirte los elementos restantes para completarla, los personajes y las situaciones que resuelven el trasfondo van llegando y eso también enriquece a la obra una vez que está culminada”.

Asimismo, mostró su asombro al ver la buena recepción que Salvar el fuego y su antecesora El salvaje han tenido no solo en el país, sino a nivel internacional, al tiempo que compartió anécdotas que lo han marcado como autor a lo largo de su vida.

En cuanto a las similitudes y diferencias que existen entre escribir cine y libros, Arriaga compartió que el contraste radica en a quién va dirigido el mensaje.

“Al redactar literatura para una obra, novela o cuento normalmente te diriges a la primera persona, escribes en primera persona; cuando lo haces para el séptimo arte lo haces para la tercera persona, el enfoque y la percepción de lo que sucede en ella busca ser interpretado desde esa óptica”, indicó.

Finalmente, compartió el legado que le gustaría dejar como escritor: “Creo que tu obra misma es la trascendencia que dejas. Me encantaría que tras 10 o 50 años después de mí muerte alguien leyera uno de mis libros y se preguntara quién fui, que le guste mi trabajo, que perdure aún más allá de mi existencia. Y también me gustaría tener nietos si hablamos del corto plazo”.

Comentarios