El pasado jueves 20 de julio el mundo musical se conmocionó ante el fallecimiento de Chester Bennington, vocalista principal y líder de la banda de rock alternativo Linkin Park. A manera de recordarlo y reconocer su obra, aquí las cinco mejores canciones de este músico que, en poco más de 20 años de carrera, tocó el corazón de muchos amantes del rock.
5. “What I’ve done”. Justo cuando parecía que Linkin Park sería otra anécdota en nuestras vidas, la agrupación volvió al estrellato con este tema que se volvió harto popular gracias a Transformers, de Michael Bay. Su principal virtud: un Chester Bennington luciendo su armoniosa pero potente voz en un mar de explosiones, decepción y alienígenas biomecánicos que se transforman en vehículos de la marca Chevrolet.
4. “Papercut”. La canción que inicia Hybrid theory, primer álbum de Linkin Park, nos introduce en un mundo de oscuridad, paranoia, sudor frío que recorre la espalda y la horrible sensación de no poder respirar. Nada mejor para iniciar una trayectoria musical: con actitud, crudeza y los ánimos de hacer algo diferente. Si bien la voz de Bennington no es la principal, sí ocasiona un estruendo en los sentidos.
3. “Waiting in the end”. Esta canción es la puerta que, al abrirse, nos muestra a un Linkin Park atípico: el sonido agresivo se quedó en el ático para mostrar una combinación de hip hop, reggae y pop. Si a ello le agregamos un Chester que canta acerca de dejar ir a las personas, las cosas y los problemas para tener la capacidad de comenzar de nuevo, tenemos el cuadro completo: un tema que nos hace sentir bien mientras alzamos nuestras copas y decimos: “Salud”.
2. “In the end”. Por un lado tenemos una letra que exclama que nos levantemos ante las derrotas, las perdidas, el dolor y el sufrimiento, porque al final nada de eso importa. En el otro extremo, una base de música electrónica que de manera fenomenal se convierte en guitarrazos contundentes. En conclusión: la rola que dio a Bennington y compañía un lugar en el universo musical.
1. “Numb”. Si “In the end” puso a Linkin Park en la órbita, “Numb” los hizo llegar al Sol. Y es que este himno sobre la búsqueda de nosotros mismos, de nuestra propia identidad, posee una fuerza sobrenatural que provoca una conexión profunda entre las personas, lo cual es el fin principal de la música. Tenemos al Bennington más honesto y libre en toda su carrera, lo que resulta en un tema grandioso, vibrante, de esos que pueden tanto llevarnos a las lágrimas como hacernos sentir un poquito de esperanza. Descansa en paz, Chester Bennington.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEl refugio de la libertad
Artículo siguiente10 fobias sexuales más comunes
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.