Ciartes y Sí. Compañía Intercultural de Artes Escénicas

269
CIARTES

Pachuca.- 

¿Para qué surge Ciartes y Sí?

“Pues desde cierta perspectiva estética muy personal, debatible, las artes y el teatro no exactamente cumplen la función que cumplían hace tiempo con su público. Te pongo un ejemplo, fui a ver un trabajo delicioso del teatro, “puro teatro”, un monólogo exquisito, un actor maduro, de 50 años que podía verse como un viejito de 80 y como un chavo de 18. Un tema, puff… Y después de no sé, 50 minutos, despego los ojos del actor y veo a mi alrededor, el público era mayormente jóvenes y estaban aburridísimos.
“Creo que no es tan vigente solo el lenguaje teatral, me parece que el discurso más completo es multidisciplinario. Y hace muchísimo tiempo que los artistas eran completos, no eran solo una rama y con el tiempo las áreas se dividieron y bueno, llegamos hasta aquí. Pero hoy por hoy creo que el discurso multidisciplinario es el más cercano y el más eficaz para tocar al público. Y luego, la cultura es muy importante, ¿desde dónde vas a crear?, ¿desde dónde te paras para crear?, ¿hacia dónde vas?
“Pensando en este país en el que habito, hay muchísimas realidades totalmente distintas, hay cosas… Para mí la vida se trata de ciertas cosas, que para otros se trata de lo contrario. Sí te determina de cierta medida tu color de piel, tu lenguaje, si eres bilingüe español-inglés o si eres bilingüe náhuatl-español, o sea, hay muchísimas combinaciones y te determinan.
“No es lo mismo crecer en la luz de una ciudad, entre edificios, respirar el aire que tiene la ciudad, a vivir en la sierra, a caminar en los montes. A partir de caminar distinto, te da un cuerpo distinto. De comer distinto, te da emociones y flujos de pensamientos. Entonces, ¿cómo llegar a un discurso estético y humano que sea incluyente? Nos pareció que lo intercultural y lo multidisciplinario pueden sumar eso”, refirió el director de la compañía Alberto Lara Enríquez.
“Y también creo ha surgido de distintas formas y de distintos momentos. El primer montaje que hay como Ciartes fue en Zongolica, y la obra un Romeo y Julieta en náhuatl. Y pues lo que es muy interesante es la hiperlocalización del texto, y fue un pretexto para que las chavas dijeran: ‘Ya no nos vendan por cartones de cerveza… ya no quiero ser esa Julieta’”, indicó la productora y creadora de la compañía Ana Liedo Lavaniegos.
“Ya no quiero que elijan a mi pareja por mí”, agregó Alberto.
“O sea, surgió en ese momento por esa necesidad importantísima de decir que era importante decir que a los jóvenes en general no se les escucha, desde la escena se puede dar la oportunidad de ser escuchada. Eso fue un origen y luego eso ha ido evolucionando, ya son 12 años de trabajo de distintas personas, de distintos caminos, y pienso que el tener este espacio ha sido otro renacimiento de Ciartes.
“Ya es un espacio físico en el que pueden llegar los chavos. Por ejemplo ahorita acabamos de cerrar, de hacer un montaje en Tenango, y la relación va a ir mucho más allá, los chavos tienen un espacio donde llegar aquí en Pachuca, por lo tanto se generan otras cosas.
“Nos ha permitido también tejer redes con otros artistas de Pachuca, se han abierto otras posibilidades al tener el espacio. Y con el paso del tiempo vamos teniendo más claridad. Yo cuando empecé a trabajar con Alberto en 2010 era para hacer el primer texto y nos tardamos meses y meses, el descubrir qué somos. Cada vez vamos teniendo más claro hacia dónde sí y hacia dónde no. Las ideas con las que queremos seguir trabajando son culturalidad, juventud y género y conciencia planetaria”, comentó Ana.
“La compañía está pensada para formar actores, ahora que tenemos este asunto de actores formados en laboratorio. Me parece que es importante que los actores, más allá de soñar con tener éxito en el Distrito Federal o en Nueva York, o en los grandes escenarios de ese país, queremos formar actores que contribuyan a formar sus propias comunidades, sus propios entornos, necesitamos que transformen el mundo, que hagan lo necesario desde donde están parados.
“Entonces, el formato de formar a estos actores es con residencias, trabajar con actores experimentados e igualmente está diseñado el regresar a su comunidad a reproducir de manera inmediata y a contribuir a esa construcción. Es una formación activa, recibes conocimiento, lo bajas, lo filtras, lo haces tuyo y lo reproduces en donde puedes incidir, nos parece una manera importante.
“Acabamos de hacer un festival de teatro de pequeñas identidades. Este teatro de esas pequeñas identidades que queremos apuntalar, que creemos que se necesita fortificar, sin caer en el ostracismo, tenemos que estar vinculados con todos y ver qué tipo de teatro, qué tipo de artes escénicas se están haciendo en general, tenemos que saber también qué está pasando en nuestra sociedad y cómo se vincula con el mundo. Pero, sí muy focalizada a transformar en el lugar en el que estás. Esto no quiere decir que no puedas hacer otra cosa, pero bueno, la atención es ahí,” finalizó Alberto.

Comentarios