Pachuca.-“¡Por urgencias!”, respondió uno de los elementos de la Policía industrial bancaria que resguardaban la entrada principal del hospital general de Pachuca, cuando un paciente le dijo que tenía cita; mientras que del otro lado de la reja, autoridades estatales, municipales y personal del nosocomio celebraban los 40 años de la institución.

Era mediodía y el evento llevaba pocos minutos de haber iniciado, sin embargo, tres elementos de dicha corporación que custodiaban la reja principal impedían el ingreso a pacientes, doctores, personal administrativo y hasta familiares de personas internadas; la instrucción, dijo uno de ellos, era abrir hasta que concluyera la actividad.

Después de un rato, una mujer con uniforme de la misma corporación dio al policía que custodiaba la puerta una cadena y un candado para ponerla en la misma y así poder dejar libre la reja y alejarse un poco sin dar tanta explicación.

Un hombre vestido de blanco quiso ingresar y el policía le dijo que hasta que terminara el evento, lo que molestó al joven, quien respondió: “Es un hospital, cómo que no me dejas pasar, por qué hacen esto”.

Fue hasta que una persona de logística de gobierno del estado se percató que había medios de comunicación afuera, cuando estableció comunicación con alguien mediante su radio, se acercó al elemento y dio la instrucción que la entrada a pacientes y personal del nosocomio sería por urgencias.

Pacientes, familiares y curiosos se acercaban a la reja para ver qué sucedía, pues no se les hizo normal tanta seguridad en las inmediaciones del hospital; tan solo del otro lado de la calle, cerca de un banco, había motopatrullas de Seguridad Pública estatal con sus respectivos elementos.

Arriba, en el puente, permanecía estratégicamente personal de la Policía industrial bancaria, y en la acera del nosocomio diversos policías, tanto de Seguridad Pública municipal como del estado, custodiaban el lugar.

Adentro, los invitados y personal del hospital escuchaban los mensajes del secretario de Salud Marco Antonio Escamilla Acosta y el gobernador Omar Fayad; aplaudían y observaban la entrega de reconocimientos a fundadores de la institución.

Afuera, los familiares de pacientes esperaban a que terminara el evento del “gobierno cercano a la gente” para poder ingresar y esperar noticias de sus parientes internados. Fue hasta que concluyó el festejo y el gobernador se retiró, cuando quitaron el candado y abrieron la reja para permitir el ingreso.

Comentarios