Cierra semestre IA con más de 40 recitales

599
Cierra semestre,40 recitales

Mineral del Monte.-Con poco más de 40 recitales y conciertos realizados en el último mes y medio, el programa académico de música del Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) dio por concluidas sus actividades de cierre del período enero-junio 2018.

Dichas presentaciones correspondieron tanto a las muestras finales de cada una de las asignaturas prácticas como a evaluaciones de cada instrumento y a exámenes de titulación propios de las licenciaturas que se imparten en el IA, en este caso relativos a la vez al requisito de egreso que constituye el examen EGEL (examen general para el egreso de licenciatura) en su vertiente también práctica.

En ese sentido, los alumnos de los diversos semestres de la carrera presentaron en el auditorio del instituto lo trabajado no solamente durante el semestre, sino a lo largo de toda la carrera como flautistas, clarinetistas, trombonistas, cantantes y demás instrumentistas, así como ensambles corales, orquestas de guitarras y agrupaciones de cámara quienes deleitaron día tras día al público asistente a lo largo de más de seis intensas semanas musicales.

Al respecto de ese tipo de presentaciones, Jorge Cornejo López, académico del IA y quien está a cargo de las materias de ensambles vocales y dirección coral, comentó que en el Instituto de Artes cada semestre se presentan recitales a la comunidad estudiantil, familiares y espectadores en general con el fin de que todo músico muestre su trabajo ante el público, puesto que después de haber trabajado y montado un material musical durante un semestre, llega el momento de presentarlo públicamente y así demostrar lo aprendido y a la vez aprender de ello, lo que constituye una práctica real de lo esencialmente tendrán que hacer los estudiantes cuando concluyan su licenciatura: dar conciertos e investigar. “La música es el arte de la expresión del ser humano por medio de la cual se puede transmitir cualquier sentimiento o idea a través de sonidos, melodías, armonías o ritmos. Esos recitales ayudan mucho a los jóvenes en su formación musical al implicar una actividad que contribuye al desarrollo gradual de conocimientos y habilidades y el que ellos se estén presentando continuamente en público es de suma importancia. Uno, como académico, más allá de evaluar el trabajo presentado debe apoyar esas prácticas como impulso para el desarrollo musical”, comentó quien tiene a su cargo a las próximas generaciones de cantantes.

Por su parte, Óscar Pérez Carrillo, también académico del IA y quien funge como profesor titular de los oboístas, compartió con esta redacción que los recitales y conciertos que se hacen en el Instituto de Artes de la máxima casa de estudios de la entidad tienen como principal objetivo mostrar el avance que van teniendo los estudiantes tanto en técnica como en repertorio, aunando a que cubren también la función de ir desarrollando en los jóvenes un control de las emociones, como el nerviosismo a la hora de estar en un escenario y frente a un público.

“Con esas presentaciones los estudiantes van experimentando retos que en la vida profesional son necesarios, ya que para entrar al campo laboral tendrán que hacer muchas audiciones y con la experiencia que así van adquiriendo en ello se les facilita el manejo de los nervios”, afirmó el catedrático.

Asimismo, en sintonía con las opiniones vertidas por los académicos, Gabriel Gutiérrez Escárcega, quien cursa séptimo semestre de trombón, compartió que los recitales son una forma en la que sus compañeros, en calidad de instrumentistas, pueden enfrentarse de manera muy objetiva y productiva a un escenario real donde pueden desarrollar habilidades y competencias que a lo largo de un semestre se trabajan y se adquieren.

“Se suele comentar que los recitales finales resultan duros y hasta conflictivos para los estudiantes, si bien lo cierto es que el poder mostrar un resultado al término de un período de tiempo, el cual además ha implicado muchas horas de estudio, es lo más motivador que puede haber y la mayor retroalimentación; esos recitales son el mejor reflejo del trabajo de todo un período académico y la mejor experiencia que un alumno de música se puede llevar.”

En ese sentido, su compañero de semestre Ricardo Escalante Torres expresó que presentar recitales al término del semestre constituye una experiencia que cada vez se siente como si fuera la primera. “Estar enfrente de tu profesor y del público hace la experiencia más interesante, ya que los nervios se multiplican pero a la vez es una sensación muy satisfactoria al poder mostrar lo que se ha trabajado durante el semestre, siendo una actividad que fortalece y apoya a la hora de enfrentar nuevos retos”, comentó el músico en formación, quien además expresó su gusto ante el hecho de que se sigan llevando a cabo esas actividades, añadiendo su interés por poder presentar los recitales en recintos diversos para llegar a un público más amplio.

Cierra semestre,40 recitales

Comentarios