Contundente. Nunca antes el Proyecto Pachuca, que pretende trasladar millones de toneladas de jales a Epazoyucan para su tratamiento metalúrgico, había recibido una demoledora advertencia. La próxima administración municipal que encabezará el panista Raúl Padilla Islas negará los permisos de construcción para la planta de beneficio y presa que recibirá los materiales de la empresa Minera del Norte. Así lo anticipó el alcalde electo al asistir a una capacitación en el palacio de gobierno de la capital hidalguense, donde la pregunta obligada de la prensa era conocer su postura sobre ese tema que reunió más de 10 mil firmas en la plataforma Change.org. El argumento de Padilla fue que la administración local no aceptará un proyecto, cuya finalidad es extraer remanentes de oro y plata, que afecte el bienestar de las y los habitantes de Epazoyucan. Pese a que la jugada está en estos momentos en la cancha de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que analiza la liberación de permisos para el traslado de materiales, la presidencia municipal entrante ya frenó por anticipado la obra. El Proyecto Pachuca despertó desde hace un par de años la inquietud de habitantes de esa demarcación que llevaron sus protestas incluso a escala federal. Raúl Padilla sabe que para ganar una elección es políticamente correcto estar del lado del pueblo. Siendo ésta su bandera electoral que lo llevó al triunfo desbancando a la actual administración gobernada por el PRI, habrá que esperar si el discurso se mantiene firme, estoico, o a la luz del poder surge alguna debilidad que trastoque ese decreto. La empresa Minera del Norte pretende construir jaleducto desde Pachuca, Mineral de la Reforma y parte de Zempoala hasta Epazoyucan, para ello falta liberar el derecho de vía de los ductos, trámites que empantanan aún más la obra. Habrá que seguir de cerca el tema para que no ocurra como otras compañías que se convierten en benefactoras sociales dejando atrás un fétido olor a corrupción. Sino, habrá que voltear por el rumbo de Molango, donde la minera Autlán ha dejado serios daños a la salud de sus habitantes. De filón: ayer 84 presidentes municipales visitaron la sede del Ejecutivo estatal, donde el secretario de Gobierno Salvador Elguero les advirtió que tengan cuidado con los coyotes, o no sea que la jauría esté en casa.

Comentarios