Nintendo Switch, la última consola de la compañía de videojuegos japonesa Nintendo, ha cumplido un año y tres meses entre nosotros los mortales, por lo que para celebrar ese periodo de vida y gran éxito, aquí tenemos cinco cosas que esa consola híbrida nos ha enseñado entre los siempre populares juegos de Mario, títulos independientes y un montón de diversión que puede migrar de la casa a la calle…
1. Las gráficas no siempre son sinónimo de calidad. Tanto Xbox como Play Station poseen un enorme catálogo de juegos cuyas gráficas son sobresalientes; sin embargo, al jugarlos el encanto se pierde poco a poco debido a su terrible jugabilidad. Con el Nintendo Switch pasa a la inversa: juegos que visualmente no son una maravilla pero que sobresalen gracias a su historia y gran gameplay que aprovecha el potencial de la consola. Y a las pruebas me remito: jugar The legend of Zelda: Breath of the wild y Super Mario odissey resulta una grata experiencia.

2. Lo híbrido es tendencia. Nintendo siempre es un innovador en su disciplina, y Switch no es la excepción. La empresa nipona se dio cuenta que gran parte de los videojugadores actuales prefieren dispositivos móviles sobre las consolas, así que su último gran hijo le da gusto a todos: tenemos entretenimiento para el hogar pero también podemos salir a la calle a echar la reta de FIFA, NBA 2K o el siempre entretenido Mario Kart. Y hablando de eso…
3. Juego local. Hay algo que, particularmente, extrañamos los videojugadores mayores de 25 años respecto a esa generación de consolas: la mayor parte de los juegos requiere conexión en línea para jugar con los amigos, incluso si se trata de juego local (en una misma habitación, vaya). Con Switch no pasa eso, la diversión en casa es prioridad, aunque tampoco deja de lado el entretenimiento en línea. El resultado apela a la nostalgia, los sabemos, pero la gran “N” comprende lo que sus seguidores necesitan.
4. El valor de los independientes. Ante la casi nula lista de desarrolladores externos para el Switch, Nintendo optó por alentar a las compañías independientes de videojuegos. Excelente jugada. Si bien, esa consola aún no encuentra su gran joya indie, lo cierto es que tenemos una oferta de títulos a los cuales vale la pena echarles un ojo y que, como si de cachetada con guante blanco se tratara, ha alentado a estudios como Ubisoft y Bethesda a trasladar títulos a esa consola. Quién sabe, en una de esas encontramos al próximo estudio que desarrollará una serie como Metroid o al propio Mario.
5. Franquicias. Si algo caracteriza a Nintendo es tener algunas de las franquicias más memorables de los videojuegos: Mario, Zelda, Donkey Kong, Pokémon, etcétera. Pues bien, desde el lanzamiento de Switch ha sabido explotar cada una de ellas sin malgastarlas como ocurre con las franquicias de las consolas competencia. Así, ya sea con ports de consolas pasadas como el Wii U, hasta títulos nuevos como Super Mario odissey el resultado es refrescante: mismos personajes pero nuevas y excitantes aventuras.
Que el segundo año de Nintendo Switch sea tan emocionante como el primero.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios