Ciudadanía, inconforme con sistema de justicia

470
entrevista

Julio César Trujillo, director de investigación y litigación región oriente de la PGJH, comentó que es cuestión de que las personas conozcan más en qué consiste y cómo trabaja

Pachuca.-

A casi año y medio de la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo, la ciudanía aún muestra desconocimiento y, en muchos casos, descontento con sus procesos; al respecto, Julio César Trujillo, director de investigación y litigación región oriente de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH), platicó en entrevista con este diario.

¿Cómo avanza el nuevo sistema, hay alguna queja de la
ciudadanía?

“Bastantes, pero obviamente uno tiene que tener la tranquilidad para explicarles cómo es la situación y que así lo establece la ley, que no es un capricho nuestro, que si nosotros dejamos adentro a los imputados cometemos un delito, nosotros o el juez; incluso a veces tenemos aquí a la persona detenida 48 horas, integramos la carpeta y cuando vamos a ir al juzgado se les explica que al final es casi seguro que el juez libere a la persona bajo ciertos términos, porque así lo establece la ley, pero hay gente que no lo entiende y piensa que estamos a favor del imputado, pero no es así, sino que la ley así lo establece.”

¿A qué cree que se deba esa situación?

“A que la gente se siente como desprotegida, aunque realmente no están así porque existen otras medidas que se manejan (en vez de la prisión), pero se quedan descontentos, entonces es cuestión de ir permeando a través de los años… La gente afectada dice ‘es que yo lo detuve, estaba detenido, llegó la Policía y después de tantas horas resulta que lo sueltan y no dejó ni siquiera garantía, pues se va a escapar, ya no me va a pagar’, tienen mucho esa percepción, pero eso es falta de publicidad obviamente.”

Entonces, ¿podría decirse que el nuevo sistema aún requiere modificaciones?

“Más que nada requiere que permee en la ciudadanía, ha habido reformas que se han ido ajustando pero sobre todo es una cuestión de cambiar la forma de pensar de la ciudadanía en general… Así como el sistema para implementarlo o iniciarlo se tardó muchos años, esto realmente para que madure, para que la ciudadanía se entere bien, requiere de mucho tiempo.”

¿Cuántos años cree que tome adaptarse a él?

“Yo le calculo unos 10 años, o sea, para estar al 100 por ciento, igual y me equivoco, igual y es más tiempo, espero que sea menos, pero, por ejemplo, en Chile tan solo necesitaron 15 años para medio implementarlo y todavía no les queda bien, entonces es un cambio de cultura también.”

¿Podríamos hablar que se trata de un sistema más flexible?

“En muchas razones sí, porque también da mucho la posibilidad de salidas alternas, y de hecho eso es lo que privilegia; antes, por ejemplo, estaba el proceso y hasta llegar a sentencia, que era tal vez la pena de prisión, y se sigue peleando, pero si a lo mejor mis daños pueden repararse con salidas alternas a posibles acuerdos, entonces uno valora si llegar a estos.”

Por otra parte, ¿cree que la implementación de este nuevo sistema contribuye de alguna forma a mejorar la situación en los penales?

“Sí ha ayudado un poco ya que por ejemplo de 10 asuntos que se iban de aquí hacia el juzgado, los 10 eran por orden de aprehensión y de esos 10 quizá alcanzaban fianza cinco, y si la depositaban salían pero si no se quedaban en la cárcel en su proceso, entonces con el nuevo sistema se privilegia más la situación de estar libres, entonces tal vez de esos mismos 10 ahora se quedan solo dos; sin embargo, esa solo es la parte que ha ayudado a las penitenciarías, pero es lo que ha molestado a la ciudadanía porque el afectado se pregunta cómo es posible que alguien que le hizo un daño quede libre, aunque le explicamos que no se está quedando libre, que sigue en proceso, que tiene que venir a firmar, que tiene que cumplir con ciertas normas. Pero bueno, de que ha despresurizado un poquito la situación de las cárceles, sí, pero no es el problema principal, es uno, pues lo de las penitenciarías es polifuncional, depende de muchos factores.”

Finalmente, ¿a quién cree que beneficia entonces realmente?

“Si hablamos de que hay un acuerdo, obviamente se beneficia a ambas partes porque en vez de llevar un proceso de años quizá apenas solo tome un mes o dos y llegan a un arreglo, ya no pierden tiempo, dinero, abogados, entre otras cosas; pero también hay candados, si un imputado, por ejemplo, tiene un acuerdo reparatorio, aunque este no es antecedente penal, sí queda registrado y si después vuelve a tener un hecho similar, entonces ya no existe otro arreglo, nos vamos a juicio… Realmente la intención es que los asuntos se resuelvan lo más rápido posible, ese es el punto fundamental de este sistema, obviamente no falta el que se tendrá que ir hasta el final, pero se busca que se arregle en el camino con salidas alternas, puede ser un procedimiento abreviado, un acuerdo reparatorio, un perdón por querella, vaya, diversas salidas que establece la ley.”

  • La ciudadanía
    podría tardar 10 años en adaptarse al nuevo sistema de justicia penal

Comentarios