Cinco denuncias formales por trata de personas en lo que va del año parecen pocas, si consideramos un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León que señala a Hidalgo como una de las principales rutas de tráfico de personas con fines de explotación sexual. De acuerdo con el libro Perspectivas del tráfico de personas en México. Un análisis de las entidades federativas, presentado en el Senado de la República en 2012, el estado está entre los 12 con mayor número de mujeres traficadas y los principales destinos son Acapulco, Cancún, Ciudad de México, Monterrey, Ciudad Juárez y Tijuana. Esa tesis es soportada por el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS) que muestra a la capital hidalguense como la principal ruta de traslado. El documento publicado por Libre por convicción Independiente de Hidalgo (1167) indica que las víctimas que tienen mayor probabilidad de ser enganchadas son las que trabajan en actividades informales y padecen graves carencias como sucede en regiones indígenas. Ayer se realizó en la central de autobuses de Pachuca la Feria Interinstitucional para Prevenir la Trata de Personas, con la difusión de información para promover el autocuidado, la denuncia y prevención de dicho delito. En ese marco, la fiscal especial para la atención de la trata de personas dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo, Yolanda Samperio Delgadillo, confirmó cinco denuncias en el primer semestre de este año. Llama la atención que las querellas fueron iniciadas por familiares de las víctimas. Luego entonces saltan las preguntas ¿dónde están las o los afectados directos? ¿Han sido eficaces las investigaciones? ¿Ha habido averiguaciones? De acuerdo con el delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en el estado Víctor Kanan, los operativos que realizan en centros nocturnos son rutinarios, en los que las mujeres ahí entrevistadas aseguran que trabajan por su voluntad no encontrando delito que perseguir. Por menos de eso podemos calificar dichas revisiones como rudimentarias y faltas de efectividad, poniendo entredicho la aplicación del protocolo de Palermo, documento base de la ley para combatir y prevenir la trata de personas en Hidalgo. Es conveniente preguntar si el INM ha identificado en sus recorridos la documentación de las y los trabajadores, y los medios y métodos utilizados por grupos delictivos organizados para fines de trata de personas, incluidos la captación y el transporte, las rutas y los vínculos entre personas y grupos involucrados en dicha actividad. A propósito de lo anterior, la fracción quinta de la legislación estatal en la materia hace un vaticinio demoledor: el relator de la ONU considera que en México no existe un sistema eficaz de protección y asistencia a niñas y niños víctimas de explotación sexual y que esa práctica puede convertirse en una pandemia fuera de control. Asimismo considera que este flagelo “lejos de ser un fenómeno aislado, constituye diversas formas del crimen organizado que actúan probablemente al amparo de la corrupción de las autoridades del país, que facilitan el desarrollo de la explotación y vuelven prácticamente imposible la adecuada persecución de los delincuentes”. Cuántos padres de familia continuarán a la espera de sus hijos, mientras la comisión interinstitucional contra ese delito, conformada por una veintena de dependencias y organismos públicos, continúan sus rudimentarias acciones.
De filón. Diputados federales y funcionarios de las direcciones de atención al migrante en el país solicitan incrementos al Fondo de Apoyo a Migrantes para el ejercicio fiscal 2017, la pregunta primero es: ¿ya nos depositaron todo lo correspondiente a este año?

Comentarios