Clausuran mujeres base de taxis por acoso

779
TAXIS
Luego que un taxista intentó besar a una joven que transitaba por esa vía

Pachuca.- La Colectiva de Mujeres en contra de la Violencia, activistas y público en general clausuraron simbólicamente la base de taxis ubicada en las inmediaciones del Centro Hidalguense de Estudios Superiores (Cenhies), luego que fuera denunciado el acoso hacia mujeres por parte de choferes de ese transporte público.

Ana Lara, quien dio a conocer el pronunciamiento, indicó que el acoso es una práctica frecuente y la sociedad debe respaldar a las mujeres.

Argumentó que ninguna mujer debe sufrir violencia, ni en espacios públicos ni privados, y llamó a las autoridades a ser más estrictas en las sanciones, ya que nunca serán admisibles las agresiones que reciben mujeres cuando abordan un vehículo.

En contexto, hace un par de semanas cerca de las 17 horas, un presunto taxista de la misma base en la capital hidalguense intentó besar a una joven que transitaba por esa vía.

Al día siguiente, luego que se hiciera público el caso de acoso, la Secretaría de Movilidad y Transporte (Semot) realizó un operativo en la base de taxis ubicada en el bulevar Colosio para inhibir anomalías y promover una cultura de respeto hacia usuarias.

De acuerdo con el testimonio compartido a este diario, la denunciante explicó que no es la primera vez que ocurren ese tipo de agresiones hacia las mujeres que transitan por esa ruta y relató que cuando ella caminaba por el borde de la banqueta, cerca de la fila de taxis, un presunto taxista intentó besarla.

Este diario se contactó con dos mujeres, quienes explicaron que meses atrás también sufrieron acoso por parte de los taxistas.

La primera de ellas relató que hace unos tres meses, alrededor de las 19 horas, cerca de cinco taxistas mayores de 30 años le cerraron el paso cuando transitaba por la base.

Otra mujer dijo que a ella le ocurrió un caso similar en el lugar, por lo que desde entonces no transita sola por el sitio. Relató que eran cerca de seis personas quienes lanzaban miradas lascivas, “cuchicheos y guarradas”.

Comentarios