Clausuran tiradero de lodo del NAICM

391
Clausuran tiradero de lodo del NAICM

Ciudad de México.- La Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) clausuró en Tlaminca, Texcoco, un tiradero de lodos tóxicos extraídos por las obras de construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México (NAICM).
La clausura llega casi medio año después de que la empresa Urbanums SA de CV comenzó a rellenar una antigua mina ejidal con el lodo del antiguo lago de Texcoco, acondicionado ahora para las pistas de aterrizaje, y contaminado por cloro, boro y sosa cáustica, según un estudio de la Universidad de Chapingo.

A pesar de que la oposición vecinal comenzó desde el primer camión de carga que llegó, Urbanums depositó miles de metros cúbicos en el tiradero ubicado en medio de la reserva ecológica del parque nacional Molino de Flores, al pie del antiguo jardín botánico Nezahualcóyotl, declarado también zona arqueológica por el INAH.

“Quedó demostrado que ni Urbanums ni los ejidatarios que le habían rentado el terreno tienen permisos; nosotros ya lo sabíamos, lo que nos extraña es que hasta ahora se haya hecho la clausura”, señaló José Espino, investigador de la Universidad de Chapingo y habitante de Tlaminca.

Sin embargo, ese tiradero de lodo del NAICM no es el único, ni siquiera el único en la zona, pues ahí junto, a simple vista, están otros dos, que no fueron clausurados.

“Nos han dicho que son clandestinos pero que tenemos que irlos a denunciar, lo que me parece muy grave porque las autoridades deberían de actuar por su propia cuenta”, dijo vía telefónica Víctor Teodoro, otro vecino del lugar, luego de la clausura realizada el jueves.

Los habitantes se dicen extrañados de que el cierre haya tardado tanto ya que en agosto el alcalde de Texcoco, el morenista Higinio Martínez, informó a Reforma que el municipio no había dado ningún permiso.

“No dio el permiso, pero no hizo nada para detenerlo”, acusó José Espino.

“Esto confirma que el Grupo Aeroportuario (a cargo de la obra) jamás levantó o levantó en forma irregular el estudio de impacto ambiental”, añadió el diputado Rafael Hernández Soriano, presidente de la comisión de la cámara baja que da seguimiento a la construcción del nuevo aeropuerto.

Para el legislador perredista, el tiradero de Tlaminca demuestra una complicidad entre las autoridades federales, estatales y municipales

“En Texcoco no solamente escurre el lodo contaminado, también el dinero”, afirmó.
Hernández Soriano tiene un reporte de que el Grupo Aeroportuario extraerá del antiguo Lago de Texcoco, donde se construyen las nuevas pistas, al menos 10 millones de metros cúbicos de lodo y que serán depositados en por lo menos 10 tiraderos mexiquenses, sin contar los clandestinos.

A pesar de que en el filo del tiradero de Tlaminca colocaron plásticos amarillos y sellos de clausura de la Propaem, los habitantes se mantienen a la expectativa de que Urbanums se atreva a romperlos por su cuenta y están a la espera también de que se les informe cuándo se reparará el daño y quién retirará los miles de metros cúbicos de lodo que ahí fueron tirados por la noche.

Comentarios