La hipertensión arterial en México se ha vuelto un problema de salud pública, uno de cada cuatro adultos padece esa patología; se considera el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares que pueden llegar a causar la muerte.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanta más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear. Se diagnostica hipertensión arterial con cifras tensionales iguales o mayores a 140/90 en condiciones de reposo, lo cual indicaría tomar la presión arterial por siete días en las mismas condiciones para establecer el diagnóstico definitivo. Podemos evitar llegar a ese padecimiento o poder retardarlo con cambios en nuestro estilo de vida.

1.- Pérdida de peso y vigilar perímetro de la cintura

El aumento de peso condiciona elevación de la presión arterial, el esfuerzo del corazón para bombear sangre aumenta considerablemente con cada kilo que tenemos de más, además de que la disminución de peso potencializa la acción de los medicamentos antihipertensivos. El diámetro de la cintura debe mantenerse menor de 102 centímetros en hombres y menor de 88 en mujeres.

2.- Realizar ejercicio de forma periódica

Realizar actividad física de manera regular de 30 a 60 minutos, siendo de preferencia ejercicio aeróbico, puede ayudarnos a reducir de cuatro a nueve milímetros de mercurio, si usted se encuentra en estatus prehipertensivo, cifras 120-139 presión sistólica o presión diastólica entre 80-89, realizar deporte puede ayudarle a evitar desarrollar hipertensión arterial. Es importante que se realice de manera periódica y no solo fines de semana, pues esos ataques repentinos de actividad física representan un riesgo cardiovascular; asimismo, debemos comenzar con rutinas de ejercicio bajas e irlas aumentando conforme a nuestra resistencia.

3.- Comer sano

Mantener un diario de nuestras comidas nos haría darnos cuenta de cuánta comida dañina consumimos en un día, y así poder evitarla aumentando el consumo de cereales, frutas, verduras y productos lácteos sin grasa, esa medida nos puede ayudar a reducir hasta 14 milímetros de mercurio en nuestra presión arterial, asimismo, se recomienda aumentar el consumo de potasio, el cual disminuirá el sodio y sus efectos sobre la presión arterial.

4.- Reducir el sodio de la alimentación

No añadir más sal a los alimentos puede disminuir de dos a ocho milímetros de mercurio nuestra presión arterial, cuidemos su consumo revisando las etiquetas de lo que consumimos y no sobrepasar los 2 mil 300 miligramos de sodio.

5.- Restringir la ingesta de alcohol

En cantidades pequeñas pude disminuir las cifras tensionales, pero en exceso pierde ese factor protector, se recomienda no consumir más de una bebida o trago al día sugiriendo bebidas como vino tinto, whisky y tequila sin acompañantes y no más de uno.

6.- Evite fumar

La nicotina presente en el tabaco aumenta la presión arterial hasta 10 milímetros de mercurio y es aún más peligroso en aquellos fumadores pasivos, aléjese del humo de segunda mano.

7.-Reducir cafeína

Durante los primeros 30 minutos posteriores al consumo de cafeína se registra un aumento de cifras tensionales, aunque aún no se determina si ese aumento es temporal o duradero, se recomienda posterior a la ingesta de café tomar su presión arterial y en caso de aumentar más de 10 milímetros de mercurio, se consideraría usted sensible al efecto por lo que tendría que dejarlo.

Evitar el estrés y dormir de manera plena nos ayuda a controlar ese padecimiento, e incluso prevenirlo, si usted tiene familia directa: papás, abuelos y hermanos con ese padecimiento, es importante iniciar esos cambios en su vida y así prevenir llegar a una crisis hipertensiva que puede derivar en la muerte. Las enfermedades silenciosas siempre son las más peligrosas, estemos atentos a los síntomas tempranos y llevemos un control de nuestras cifras tensionales base que varían de persona a persona.

Comentarios