ROLANDO HERRERA /
AGENCIA REFORMA
Tula

El primer tambor de coque que formará parte de la planta de reconversión de residuos de la Refinería de Tula, fue colocado ayer con el auxilio de tres grúas de gran tonelaje.
La maniobra inició a las 8:30 horas al poner en posición vertical el tanque, que pesa 565 toneladas, tiene un radio de 10.5 metros y una longitud de 41.4 metros. Posteriormente fue elevado hasta una altura de 130 metros para ser ingresado en una base de acero y concreto.

“La parte más delicada es cuando tenemos la pieza en la posición más alta, de 130 metros, en ese momento la parte de ángulo y de radio nos lleva a una eficiencia elevada de la grúa, entonces el riesgo se aumenta potencialmente en esa sección, pero todo es calculado”, indicó Gabriel Gallegos, subgerente de equipo mecánico y tuberías de Pemex.

Este tambor llegó junto con otros tres hace una semana a este complejo de Pemex luego de haber recorrido durante casi un año un trayecto de 975 kilómetros desde el puerto de Altamira, Tamaulipas, a donde llegaron por barco procedentes de España.

Una vez que el tambor fue colocado sobre la base, los trabajadores iniciaron una serie de maniobras para su fijación y calibración. “La base del tambor tiene 56 anclas, luego de que se pone en su posición, se procede a la alineación, el torqueo y todo”, detalló Aarón Marrufo, gerente de proyectos.

A la colocación del tambor acudieron el director general de Pemex José Antonio González Anaya, quien llegó acompañado de sus hijos, así como el líder de los trabajadores petroleros, Carlos Romero Deschamps, y Carlos Murrieta, director general de Pemex Transformación Industrial.
Con la planta de coquización, que está conformada por seis tambores, dos de los cuales están todavía en camino, Pemex pretende aumentar la producción de gasolina, diésel y turbosina al reaprovechar el denominado residuo de vacío.
El residuo de vacío es lo que queda del proceso normal que actualmente se hace en esta planta al refinar el crudo para la producción de combustibles. “La refinería actual, con el cambio del nuevo petróleo, produce mucho combustóleo, lo que esta planta hace es tomar el combustóleo, convertirlo en cosas que valen más, en gasolinas, en diésel y en coque, por eso se llaman plantas coquizadoras”, explicó González Anaya.
La planta, en la que Pemex invertirá 2 mil millones de dólares, se prevé que esté en operación en el segundo semestre de 2019 y permitirá aumentar la producción diaria de gasolina en 55 mil barriles y de diésel en 60 mil.

Planta

  • Pemex
    invertirá 2 mil millones de dólares y prevé que esté en operación en el segundo semestre de 2019; permitirá aumentar la producción diaria de gasolina en 55 mil barriles y de diésel en 60 mil
Please wait...

Comentarios