Combaten incendios más de dos mil brigadistas

274
brigadistas

Pachuca.-

El registro de incendios en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Social (Sedema) indica que en el combate de 977 hectáreas siniestradas por incendios forestales han participado 2 mil 639 trabajadores de distintas instituciones, esto en el marco del Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales.
Para enfrentar los siniestros, a nivel nacional se dispuso una fuerza de casi 22 mil combatientes, tanto de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), gobierno estatal, las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), gobiernos municipales, brigadas rurales y voluntarios.

En las acciones de combate participaron dependencias del gobierno federal como Sedena, Semar, Conagua, Conanp, PGR, entre otras.
Un incendio forestal es un fuego que, cualquiera que sea su origen se propaga sin control en terrenos rurales a través de la vegetación leñosa, arbustiva o herbácea, ya sea viva o muerta, de acuerdo con las definiciones de las dependencias de gobierno.
Es decir, no solo se queman los árboles, sino que se destruye todo un ecosistema de especies vegetales silvestres, así como la fauna que cohabita en los terrenos afectados.
Asimismo, tras un incidente de esa categoría, se registra un deterioro en términos cuantitativos de hectáreas, productos madereros, cultivos agrícolas, cercos, corrales, instalaciones, construcciones y viviendas, pérdidas que pueden materializarse en millones de pesos.

Cabe señalar que los daños no solo son económicos, el impacto social y ambiental de un incendio forestal es considerable. Se daña el paisaje, los terrenos, los cultivos, el aire, e incluso la temperatura ambiental a nivel suelo.
En diciembre de 1998 cinco combatientes perdieron la vida en un incendio forestal en Linton, en Australia. Ese hecho inspiró a JJ Edmondson, (un brigadista voluntario del lugar) quien propuso el Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales y se nombró el 4 de mayo para ello.
A partir de 1999 se conmemora esa fecha, la cual se hizo coincidir con San Florián, patrón de los bomberos, cuya leyenda cuenta que Florián, bombero al mando de un batallón en Roma, salvo a un pueblo entero envuelto en llamas, utilizando solo un balde de agua, esto en el año 300.

Comentarios