Precisaron que sus proveedores también les han ajustado el costo de la mercancía

DANIEL MARTÍNEZ Tulancingo Comerciantes de abarrotes y alimentos justificaron el ajuste en el costo de sus mercancías al precisar que sus proveedores también les han aumentado los precios al momento de surtirse.

La subida registrada en artículos de primera necesidad, sobre todo alimentos, ocurrió desde inicios de la semana pasada, es decir, a partir del reforzamiento en todo el país de las medidas de prevención para evitar contagios por el coronavirus (Covid-19).

Por lo que varias tiendas ubicadas tanto en zonas urbanas de Tulancingo como en rurales y semiurbanizadas aumentaron el valor de sus mercancías, sobre todo al huevo, aguacate y carnes frías.

Por ejemplo, en algunas colonias de la parte alta de la ciudad el kilogramo (kg) de huevo alcanzó los 50 pesos, mientras que el jamón cotizó hasta en 200.

También han sido registrados aumentos en pollerías, donde el kg de ese alimento surtido se elevó hasta los 130 pesos, mientras que en recauderías los vegetales como la lechuga fueron ofrecidos al público en 30 pesos la pieza; asimismo, la guayaba tuvo una alza, ya que el kilo puede llegar a los 50 pesos.

Al consultar a comerciantes sobre la situación, quienes accedieron a hablar, explicaron que sus distribuidores son los que les ofrecen los productos a precios a veces muy elevados, ello comparado con semanas anteriores.

Asimismo, otros expresaron que ante la necesidad de contar con surtido accedieron a adquirir la mercancía con tales ajustes y no tener que cerrar sus puertas.

No obstante, la delegación Hidalgo de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) precisó que no existen parámetros para tal subida.

En ese sentido, la dependencia agregó que desplegará operativos de verificación y en caso de encontrar abusos procederá a aplicar sanciones, mismas que pueden ir desde apercibimientos hasta cierres temporales o definitivos de establecimientos.

Comentarios