En la edición de este sábado Libre por convicción Independiente de Hidalgo replica un reportaje de la agencia Pie de Página sobre los problemas de salud ocasionados por una mala alimentación durante el confinamiento. El trabajo firmado por la periodista Paula Mónaco Felipe revela que a consecuencia de la emergencia sanitaria los supermercados en México incrementaron sus ventas un 74 por ciento y fue la comida procesada y ultraprocesada una importante mayoría de esas ventas. Mientras que miles de puestos callejeros con alimentos frescos o sin conservadores, como los de comida de maíz, cerraron. La cifra de muertes diarias por enfermedades cardiovasculares continúa avanzando en un país de enfermos. La diabetes es el principal problema de salud pública en Hidalgo y eso se ve reflejado en el aumento de las tasas de mortalidad en años recientes. En México se ha nacionalizado la dieta callejera. La justificación de ese mal hábito se halla en las necesidades que provoca la vida frenética. Pero el confinamiento por la pandemia es factor que incrementa esa mala práctica alimenticia. Esta ingesta viene de la mano con otro cáncer, el consumo de bebidas azucaradas. En 2019, refiere Paula Mónaco, Coca-Cola comenzó a regalar a las tortillerías el papel para envolver el producto, con su correspondiente anuncio. Mercadotecnia nociva. De acuerdo con el reportaje de Pie de Página, entre el 50 y el 60 por ciento de la población económicamente activa total del país trabaja en la informalidad desde hace varias décadas, según datos oficiales. Es decir, si México tiene a 57 millones de personas en edad y actividades productivas, más de 34 millones hoy tienen trabajo no formal, no fijo, y sin prestaciones sociales. ¿Cuántos de ellos elaboran, venden o consumen comida chatarra? Al cuarto trimestre de 2019, la tasa de informalidad laboral en Hidalgo estuvo ubicada en 75 por ciento, la tercera más alta del país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). La pregunta es la misma. Sin duda las mezquindades de la comida chatarra son tan nocivas como aliadas de nuestra dieta cotidiana. De filón. Ayer fue desmantelado otro narcolaboratorio en Hidalgo. ¿Acaso somos la cuna de la droga sintética?

Comentarios