AGENCIAS / REDACCIÓN
Río de Janeiro

Música, historia y belleza fue la gala de inauguración de los Juegos Olímpicos, como era de esperarse de un país como Brasil. Y entre un alucinante remolino de colores, la ceremonia de apertura en Río de Janeiro dejó un mensaje de hermandad y conciencia ecológica en una nación que los necesita más que nunca.
Desde la selva amazónica hasta la Chica de Ipanema personificada por la supermodelo Gisele Bundchen, el espectáculo en el estadio Maracaná recorrió el amplio espectro de la historia de Brasil, un país tan rico en recursos e historia como plagado de desigualdad y pobreza.

olimpiadas
En el palco de honor, el líder olímpico Thomas Bach observaba acompañado por el presidente interino Michel Temer, un recordatorio de la crisis política por la que atraviesa el país y que amenaza con desbancar a la mandataria Dilma Rousseff.
Los directores del show, entre los que figura el cineasta Fernando Meirelles, echaron mano de la inagotable cantera de ritmos brasileños para pintar un lienzo de bossa nova, samba y funk. Daniel Jobim interpretó al paso de Gisele la canción “La Chica de Ipanema” compuesta por su abuelo Tom Jobim, quizás la melodía más emblemática de ese país.olimpiadas
Acto seguido, jóvenes vestidos de blanco se contorsionaron en un escenario en forma de favela al ritmo del funk, el ritmo más popular en los barrios humildes de Río y el resto del país. El público se sumó a la celebración al entonar a capela la canción “País tropical” de Jorge Ben.

PAG10-Comienza la fiesta con carnaval y batucada en Río-NOTIMEX
El capítulo dedicado a la historia brasileña repasó la génesis misma de los bosques tropicales del país, la colonización portuguesa y posteriores 400 años de esclavitud negra, así como el nacimiento de algunas de las metrópolis.
Después del festejo, viene la resaca. En este caso, un sobrio mensaje sobre los efectos del calentamiento global, con imágenes aéreas de algunas de las principales ciudades del planeta y simulaciones digitales del avance de las aguas sobre la tierra a medida que se derriten las capas polares. Se iluminaba la tarima de líneas verdes para simbolizar la reforestación del planeta; las actrices Judi Dench y Fernando Montenegro leyeron un poema del autor brasileño Carlos Drummond de Andrade con un mensaje de esperanza para el futuro.

olimpiadas
El calentamiento global, el deshielo de los polos y la subida del nivel del mar se colaron en la celebración, con una llamada a poner remedio y el recuerdo de que hay soluciones, como la que Río 2016 encomendó de manera simbólica a las y los atletas: la siembra de una semilla que crecerá en el parque olímpico de Deodoro.
Como es la tradición por tratarse del país donde nacieron las olimpiadas, Grecia encabezó el desfile. Más de 10 mil 500 deportistas de 205 países, además de una delegación de atletas independientes y, por primera vez, un equipo de 10 refugiados de países en conflicto, desfilaron bajo la bandera olímpica.

olimpiadas

Aplausos y un Chapulín Colorado para México

El equipo mexicano, formado por 125 deportistas encabezados por la ciclista de montaña Daniela Campuzano, mostró estar cerca del corazón de las y los brasileños.
Por los pasillos del Maracaná se paseó un fan vestido de Chapulín Colorado, uno de los personajes más emblemáticos del fallecido comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, que fue muy popular en Brasil.
Como ocurrió con naciones como Portugal, Cuba e Italia, las y los mexicanos recibieron aplausos, a diferencia de su rival continental, Argentina, que tuvo abucheos.
México aspira a igualar las siete medallas que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Entre sus fuertes están taekwondo, clavados, arquería y triatlón.

 

Comentarios