Cómo hacerlo bien

168
Cómo hacerlo bien

Luis Raúl Garibay Díaz

José Asgard Arroyo Canales
Equipo de Fomento a la Lectura

Sobre el autor

Luis Raúl Garibay Díaz es el autor original de Cómo hacerlo bien de la editorial Delfín, sin embargo, los derechos fueron cedidos para llegar a México en el 2012 a la editorial Galaxia del Libro.

Galaxia del Libro, es el autor corporativo en México, tiene múltiples autores por todas las regiones del mundo, esa editorial vende productos a través de la web, a mayoristas minoristas y distribuidores en general. Desde la comunidad de tu casa puedes encargar el libro que deseas.

El libro ¿Cómo hacerlo bien? de la editorial Galaxia del Libro, que desde 1980 es reconocida a nivel mundial por distribuir libros descatalogados, esta vez, llega a nosotros con el propósito de aclarar curiosidades o tabúes que son difíciles de preguntar sobre la práctica sexual, la cual es tan común como el respirar, sin embargo, sus enigmas son poco consultados.

En la actualidad, nuestra sociedad enfrenta muchos cambios sociales, no se sabe a ciencia cierta si se les puede considerar benéficos o perjudiciales, lo cierto es que estos inciden en las prácticas sexuales surgidas en la sociedad, durante las últimas décadas. El texto incluye experiencias y relatos de personas encuestadas, donde se exponen algunos casos de hombres donde presumen con frecuencia su virilidad y su capacidad de hacer bien el amor, asimismo se presentan los testimonios de algunas mujeres.

Este libro es parte de un sinfín de títulos que en años recientes se han publicado referentes a la práctica sexual, que interrogan, reflexionan y discuten esas curiosidades. ¿Esto es inofensivo, provee información verdadera? Durante años me cuestionaba sobre la práctica sexual, las consecuencias y responsabilidades que se tienen que reflexionar antes de tener sexo. Haciendo una meditación profunda a mi corta edad me di cuenta de algo, el libro, proveyó respuestas a preguntas como ¿Se puede provocar un embarazo mediante el sexo anal? ¿Por qué puede resultar placentero el sexo anal? ¿Cómo puede ser practicado sin que sea dañino? ¿Qué razones les impide disfrutar plenamente? ¿Es normal tener fantasías sexuales? ¿Y con personas del mismo sexo? ¿Existe el punto G masculino? Y cuestionamientos más profundos que se encuentran en los párrafos de este libro. Encontrar un texto así, es tan difícil, como se dice coloquialmente, “encontrar una aguja en un pajar”.

A mi opinión, puede que la lectura sea fácil de descifrar pero tiene un grado de dificultad al instante de llevarlo a su comprensión natural. No pude evitar sentir tristeza por algunas experiencias narradas, debo de reconocer que la melancolía me invadió, arremolinándose años de preguntas que fueron resueltas en un par de horas, lecturas habituales tuvieron que esperar una tarde para calmar mi sed de curiosidad, a diferencia de otros textos, no desvié mi mirada de las hojas impresas, cada párrafo extasiaba mi cerebro y mi curiosidad, avanzaba de prisa, cada vez más rápido, sin mirar por donde iba, hasta que me estampé en un poste de luz.

Me sentía exhausto, con una contusión nada grave paré, continué mi lectura al anochecer, donde mi imaginación y fogosidad pudieran encontrarse en una habitación.

La mayoría de mis incógnitas concernientes a la sexualidad femenina fueron resueltas, desde luego, también sobre la masculina. El modo en que reaccionamos a nuestros deseos es fundamental para la salud sexual de cada uno de nosotros. No hay que ver la lectura como un ejercicio monótono sino como un hábito que podemos estimular de manera inteligente, explorando los caprichos que cada uno necesita.

El libro polemiza el “hacerlo bien”, para el hombre, debe ser algo más que una simple penetración, por otro lado, para la mujer ese “hacerlo bien” persuade a que el hombre siga ciertas recomendaciones y consejos. Aunque, por supuesto, se debe de encontrar un equilibrio en ambos casos.

Para quien no suele impacientarse cuando una conversación se dirige a un balanceo de oraciones indirectas de índole sexual ese es un texto ideal. Por aceptación social varias o varios de nosotros farfullamos excusas para negar nuestras dudas, sin embargo, seamos sinceras y sinceros, dentro de nuestros deseos más carnales y corrientes, encontraríamos una sed de curiosidad poco saciada a la que nos acercamos con cobardía ¿Importa eso? Para algunas personas sí, por extraño que parezca.

Las barreras de nuestras intimidades reprimidas deben ser fragmentadas y abolidas para explorar un margen perverso-travieso, o como dice el libro “experimentar fantasías”, para experimentar otra faceta del ser humano.

¡Date la oportunidad de experimentar y aclarar muchas de tus curiosidades! Y cuidado con lograr lo que deseas.



Comentarios