Área académica de nutrición

Las etiquetas de los alimentos no solo ofrecen la información nutricional en la cual se describen las calorías que posee el producto, el tamaño de la porción y los nutrientes, sino que también podemos encontrar los aditivos, datos como la fecha de caducidad o vencimiento que contribuyen a la seguridad alimentaria del consumidor.

La NOM-051-SCFI-2010 establece que la información nutricional de las etiquetas debe incluir además el tipo de grasas que posee el producto y sus características, cuáles de ellas son saturadas, cuáles trans y cuáles insaturadas, de igual manera nos da a conocer la proporción de hidratos, proteínas, fibra y azúcares simples. Todo eso ayuda al consumidor a leer, interpretar y comprender la información que le permita tomar la decisión de cuál alimento elegir considerando las necesidades nutricionales y preferencias, así como determinar si el alimento es o no saludable.

Por lo anterior, a continuación se describen las pautas básicas que establece dicha norma para la lectura adecuada de etiquetas en los alimentos.

La etiqueta frontal reporta el contenido en porcentaje de valor diario (VD), del requerimiento diario de una dieta de 2 mil kilocalorías (kcal), lo que nos ayuda a interpretar si es de bajo o alto contenido energético de un nutriente específico por porción. De esa forma, para el cálculo siempre debe tomarse en cuenta la etiqueta de la tabla de información nutrimental.

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de leer la etiqueta?

1. Tamaño de la porción. La parte superior de la etiqueta de información nutricional indica el tamaño de la porción y la cantidad de porciones por envase. Los tamaños de las porciones se dan en medidas familiares, como “tazas” o “trozos”.

2. Contenido energético. Las calorías indicadas equivalen a una porción de alimento. Esa información se debe incluir de manera obligatoria en el envase y debe seguir un orden: valor energético (expresado en kilojulios, kj, y kcal o calorías, Cal); las calorías indican cuánta energía hay en una porción, como se observa en la imagen.

3. Porcentaje de VD. Este apartado es una guía general para ayudar a relacionar los nutrientes de una porción de alimento con su contribución en la dieta total diaria. Se debe tener en cuenta que este porcentaje se basa en una dieta de 2 mil kcal/día para un adulto, por lo que niños y adolescentes tendrán un requerimiento diferente según la edad, desarrollo puberal y la intensidad de la actividad física practicada. El porcentaje VD nos ayuda a determinar si un alimento es alto o bajo en nutrientes: si tiene 5 por ciento VD o menos es bajo en ese nutriente; de 6 a 20 por ciento VD es moderado, y si tiene 20 por ciento VD o más es alto en ese nutriente.

4. Limite estos nutrientes. Consuma aquellos alimentos que estén bajos en grasa –especialmente grasas saturadas y trans–, colesterol o sodio, ya que pueden aumentar el riesgo de contraer ciertas enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiacas, algunos cánceres y la presión arterial alta.

5. Consuma bastante de estos nutrientes. Consuma aquellos alimentos que contengan suficiente fibra, vitamina A, vitamina C, calcio y potasio, que son esenciales.

Otros aspectos que considera dicha norma

  • Aditivo: sustancia permitida que sirve como estabilizante o conservador.
  • Transgénico: alimento que fue modificado genéticamente para obtener una característica deseada.
  • Fortificado o enriquecido: agregan al producto el 10 por ciento del valor nutrimental.
  • Light: producto que tiene reducido el 30 por ciento de grasas o azúcares totales.
  • Sin azúcar: indica que el producto no tiene azúcar añadida, sin embargo, no significa que no la contiene.

Finalmente, aprender a leer el etiquetado nutrimental es identificar el tamaño correcto de las porciones, el total de calorías proporcionadas en una porción y/o empaque, así como los nutrientes específicos de cada alimento o bebida, con la finalidad de elegir de forma correcta la opción más sana.

Autores: Madison Altamirano Castro, Jocelyn Hernández Tenorio, Pablo Alejandro Meza Ventura, Fátima del Rosario Muñoz Montoya, Esther Ramírez Moreno

alimentos

Comentarios