¿Cómo salir de una deuda?

572
tarjeta

Una deuda es la obligación de pagar o devolver una cosa, principalmente dinero, en un determinado plazo de tiempo a otra persona o empresa. El problema se origina cuando ya no es posible pagarla, ni intereses, ni pagos mínimos y/o se adquiere una deuda nueva para cubrir una vieja.

Lo recomendable es que las deudas no excedan el 30 por ciento de los ingresos periódicos. Cuando están por debajo la probabilidad de incurrir en situaciones de falta de pago es menor, además se mantiene una capacidad de endeudamiento sano.

Liberarte de una deuda te traerá tranquilidad y en adelante sabrás imponerte límites y jerarquizar tus prioridades, por ello en esta edición de “Consejos para tu bolsillo” te compartimos una serie de recomendaciones de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para salir de una deuda.

Las estrategias

Primero debes saber qué es el nivel de endeudamiento. Ese es la relación de tus deudas respecto a tu ingreso total. Por ejemplo, si tu ingreso mensual es de 7 mil 500 con una deuda al mes de 750 pesos tienes un nivel de endeudamiento del 10 por ciento.

Cuando pasas, por mucho, el nivel de endeudamiento recomendado puedes adquirir mayores deudas sin aumentar tus ingresos, por lo tanto, disminuirás otros gastos básicos como pago de servicios (luz, agua y gas) o la renta.

Método del interés más alto. Se trata de pagar las deudas con las tasas de interés más altas, como tarjetas de crédito, préstamos personales, crédito de auto, entre otros, pues son las que más dinero cuestan.

Método de la bola de nieve. Consiste en pagar las deudas más pequeñas lo más rápido posible, es decir, una vez que liquidas una te sigues con la siguiente, de esa manera se crea una “bola de nieve de pagos”.

Ponte un plazo de tiempo para liquidar tus deudas.

Paga siempre en tiempo y forma.

Administra y optimiza el dinero para ellas.

Prioriza y cubre las que generan más intereses

Salda las pequeñas deudas en un solo pago.

Cubre más de la cuota mínima.

No te atrases en tus pagos.

No pagues una deuda generando otra.

Pide ayuda

Si por alguna razón tu capacidad de pago se viera comprometida existen opciones como reestructurar o consolidar tu deuda. Acércate a tu institución financiera para más información.

Comentarios