Justo cuando pensábamos que sería la próxima banda en desaparecer, los We are scientists (WAS) vuelven a las andadas con un espíritu renovado. Y no ha sido cosa fácil. Nacidos a principios del nuevo milenio y bajo la sombra de un montón de bandas cuyo nombre empezaba con el artículo “The”, los oriundos de Claremont, California, han aprendido a navegar contra viento y marea con tal de ganarse una base sólida de admiradores y respeto en la escena musical. Y es ahora que, con su nuevo álbum Helter seltzer se alzan como una de las agrupaciones más grandiosas del indie rock.
Pero vayamos por partes antes de sacar conclusiones. Helter seltzer, sexto material de estudio del dueto conformado por Keith Murray y Chris Cain, viene precedido de Tv en francais, placa que si bien mostró un sonido suave y comprometido con el crecimiento de la banda, no terminó por convertirse en la que todos esperábamos. A pesar de este ligero fracaso, Murray y Cain tomaron las cosas con calma y se tomaron el debido tiempo para plantear nuevas propuestas sobre su música.
El resultado, en la superficie, es un título jocoso que mezcla el Alka Seltzer con “Helter skelter” de The beatles. Pero en el fondo tenemos un renacimiento que junta lo más virtuoso del indie rock con las mieles del pop para brindarle a We are scientists el lugar que por 14 años ha luchado. Y sí, sumado a ello, Helter selzter es uno de los mejores discos de lo que va del año.
“Buckle” abre este tremendo álbum con una energía que no se le escuchaba a WAS desde sus primeros años, cuando hicieron mella en la escena indie. Murray hace de un verbo tan común y corriente como “abrochar” toda una aventura sobre el deseo y la atracción, que es inevitable no caer en su juego sexy. Mención aparte al solo de guitarra que con su vibra juguetona termina por cerrar el círculo de un tema que se siente tan genial como un ñoño ligándose a la porrista rubia.
“Too late” es una balada con espíritu ochentero-adolescente que trata de rescatar la llama del amor que está a punto de rendirse. ¿Podrá lograrlo? No lo sabemos, pero nunca es tarde para intentarlo; total, nada está asegurado en la vida y eso, irónicamente, es totalmente una certeza. Pero sin duda alguna la que se lleva las palmas es “Want for nothing”, que con su guitarra acústica se convierte en un crescendo sumamente memorable para quien busca saciar el alma con amor o consuelo.
Helter seltzer llega en un momento propicio para hacerlo. Por un lado, funciona como una especie de sal de uvas para los oídos y el alma: es fresco y sumamente disfrutable ante los excesos musicales que nos han acompañado en 2016. En el otro extremo, es el álbum que We are scientists finalmente buscaba tras años y años de picar piedra. Enhorabuena por el resultado: con un material así empacharse será un placer y no una pena.

@Lucasvselmundo
[email protected]

No votes yet.
Please wait...

Comentarios