Cómo ver el cine

139
Alejandra Rodrigo

Para empezar a hablar sobre Capote, la película, tenemos que explicar algunas cosas sobre nuestro personaje principal: Truman Capote. Uno de los escritores norteamericanos más importantes del siglo XX que realizó desde muy temprana edad diversos cuentos, guiones cinematográficos, novelas y artículos. Polémico por ser orgullosamente homosexual, en una época llena de prejuicios y otros valores morales.

De su gran producción, una de las novelas más famosas es Desayuno en Tiffany’s, pero tal vez la más importante sea A sangre fría. Con esa última inventa un nuevo género, la novela de no ficción. A sangre fría se centra en la narración de hechos verídicos; los asesinatos de los cuatro miembros de la familia Clutter ocurrido en Kansas por Richard Dick Hickock y Perry Smith en 1959 y el proceso judicial de los asesinos. Después de seis años de investigaciones y entrevistas con amigos y familiares de las víctimas, y de largas pláticas con uno de los homicidas, Hickock, dieron como resultado la primer novela sin ficción.

Capote fue estrenada en 2005, dirigida por Bennet Miller, con la actuación del fallecido Philip Seymour Hoffman, que gracias a su estupenda interpretación del escritor le valió el Oscar.

La película, además de entrar en los terribles hechos que dieron forma A sangre fría, narra el proceso creativo y humano del escritor. Uno de los temas centrales del filme se establece sobre el concepto de sinceridad y de la importancia de que el creador escriba bajo ese precepto. ¿Qué clase de persona asesina a una familia completa?, ¿qué clase de persona se vincula amistosa y emocionalmente con los asesinos?, ¿qué hay detrás del hecho de escribir una novela?
La respuesta en esos casos es la eminente soledad, el cómo un ser abandonado se encuentra con alguien que lo comprende. Finalmente, la película habla sobre la forma en la que Truman se relaciona con los asesinos y en esa relación se enamora de la capacidad humana de todo individuo, “ser un monstruo”. En su narración, indudablemente leeremos con honestidad la revelación del “monstruo Truman Capote”, quien movido por el morbo escribió bellamente sobre un acto deshumanizado. En el universo de egolatrías, como es el mundo de la aristocracia artística, el acto más morboso provoca y revela la propia humanidad del creador. Creador que esperaba con ansias la ejecución por muerte capital de los asesinos, para liberarse de aquella novela que comenzó a escribir, pero no tenía un final.

Capote, una historia basada en hechos reales, resulta ser la confesión sublimada, más no realizada, por Truman, quien en aras de ser creativo después de A sangre fría, no volvió a terminar otro libro.

Él, Truman Capote, quien por perseguir la creación de un nuevo género literario, frustró su creatividad.

cine

Comentarios