Si quieres conocer a una persona, observa cómo come

En tiempos de la postguerra surgió un movimiento, en un principio dramatúrgico, que fue llamado teatro del absurdo. En esas piezas, las situaciones suelen ser con total falta de sentido.

Acciones como simplemente esperar, hablar, encerrarse, entre otras, detonan diálogos de lo más existencialistas. En situaciones que pecan de lo absurdo por cotidianas se discute el sentido de la existencia humana y por lo tanto su falta de sentido.

Así que después de mucho tiempo y aprovechando la época apocalíptica que nos abraza, he decidido escribir sobre una película muy fácil de encontrar, Netflix resuelve muchas cosas. El film del que hablo se llama El hoyo, es una producción española y fue estrenada en 2019; está dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia y cuenta con las actuaciones de Iván Massagué, Antonia San Juan, Zorion Eguileor y Emilio Buale.

Esa extraordinaria película cuenta la historia de cómo come la gente según el nivel en el que se encuentra. Así es, por absurdo que parezca, este film abre un hoyo en la razón humana para revelarnos que “existen varios tipos de personas: los que están arriba, los que están abajo y los que caen”. Y según el nivel y el tipo de persona comerán mejor o peor.

Pero el absurdo es más grande, ya que dentro de la anécdota vemos cómo otro grupo de personas se desviven por cocinar los más bellos y más deliciosos manjares para un número aproximado de 200 personas.

Esos maravillosos alimentos son colocados en una plataforma que va descendiendo para que todos, según el nivel, elijan lo que desean comer.

Siempre he pensado que una mesa de comida, o la comida gratis, revela el verdadero carácter de las personas.

Así, durante el descenso los primeros en tomar alimento son los de arriba, por lo que siempre el que está arriba decide qué dejar al de abajo. Y el que está abajo siempre sentirá desprecio por el que está más abajo que él, por lo que el más despreciable siempre recibirá los desperdicios del rencoroso. Hasta que los desperdicios se acaban y lo único que queda es el canibalismo.

El hoyo, ganadora de algunos premios, como por ejemplo mejor película en el Festival de Cine de Sitges, es un estudio sobre el comportamiento de clases. Una ventana al extremo de la humanidad. Es una película que pone en entre dicho todas las filosofías sobre las cuales se ha fundado el pensamiento humano. Es una película que hay que verla bajo el concepto de lo absurdo para cuestionar la existencia humana. En donde deja claro que el único objetivo del ser humano es comer.

Comentarios