Con la temporada regular en los libros de historia, es hora empezar a sufrir, digo, predecir qué será de los contendientes al Super Bowl. Una extraña mezcla de poder, lesiones, sueños y hasta un resurgimiento, arrancan los playoffs de la NFL.

Oak-Hou

Con su tercer QB, Raiders tendrá que mover su ofensiva si quiere tener una oportunidad de ganarle a Houston. La lesión de Carr puede ser determinante para que una buena temporada se quede en solo eso. Texans por su parte tendrá que confiar en Osweiller quien, en México, de no ser por los referees se hubiera llevado el juego, las condiciones están para que Houston pase a menos que ellos mismos pierdan el partido.

Det-Sea

Si bien Seattle no es tan impresionante como hace un par de años, Wilson y la diezmada legión del boom tienen con qué competir. El juego por tierra no es lo mismo sin Lynch, pero tienen que quitarle presión a Russel si quieren ganar. Por su parte Matthew Stafford y los Lions tienen que concentrarse en consumir el reloj con series largas y anotar de siete. La clave del juego son las defensivas, la que logre maniatar a los genios en los controles será la que se alce con el triunfo. Seattler lleva mano.

Mia-Pitts

Este juego se resume a evitar que Big Ben encuentre a Antonio Brown y que la defensiva de Miami le cierre los espacios a Le’Veon Bell. Miami, sin su QB titular y con una secundaria por demás parchada buscará hacer la hombrada en casa de Acereros. Será un espectáculo por tierra con dos corredores explosivos pero al final no creo que Miami salga airoso.

NYG-GB

El duelo estelar será el enfrentamiento de poder a poder entre Rodgers-Nelson y Manning-Beckham. La sorpresa podría ser el juego terrestre pero esperen más un espectáculo aéreo. El factor Lambeau puede marcar la diferencia pero, para mí, la defensiva que más logre contener y presionar a los QB será la que le dé el triunfo a su escuadra. La inercia que trae Green Bay en su resurgimiento será suficiente para superar este obstáculo.

Comentarios