Las y los mexicanos tenemos la fama de hacerlo todo en el último momento. El famoso “ingenio” del que nos jactamos es basado más en nuestra capacidad de improvisación que en la cultura de la planeación. Actuamos sin temor a represalias del tiempo porque siempre (o casi siempre) la libramos por un pelo.

Por supuesto, los equipos mexicanos no son extraños a esa vertiginosa práctica. El amanecer de la jornada cuatro de la Liga Mx coincidió con el ocaso del régimen de transferencias. Más de un equipo dejó qué desear durante el mercado invernal, por lo que el pánico se apoderó de los registros en el cierre de ventanilla.

El más interesante de todos es el tema de Edwin Cardona. Quien fuese jugador de Pachuca en 2019 deterioró progresivamente su relación con el entrenador Martín Palermo, lo que terminó por consolidar el desencanto del colombiano en nuestra ciudad. Tras intentar negociar su regreso a Boca Juniors y ofrecerlo al club árabe Al Ahli, Crackdona fue anunciado como refuerzo de Xolos justo cuando el cuadro fronterizo disputaba su encuentro contra el Atlas.

Una hora antes, los Tuzos oficializaron un par de incorporaciones más. Se trata de Christian Cueva, proveniente del Santos de Brasil, y Juan Iturbe, exjugador de Pumas. Ese último fue más producto de la casualidad que de una buena planeación, pues el delantero llegará al conjunto hidalguense tras no aprobar los exámenes médicos con el Genoa de Italia.

Cruz Azul vio refrendadas sus intenciones de reforzar la línea ofensiva tras un inicio de campaña intermitente. Por ello, horas antes de que terminase enero, anunciaron la llegada de Jonathan Borja, quien representa la sexta incorporación de la Máquina para el torneo en disputa. Vale recordar que los capitalinos iniciaron el Clausura 2019 dando la titularidad a jóvenes de fuerzas básicas debido a lesiones y salidas inesperadas.

Como casos adicionales, vale la pena mencionar a Santiago Cáseres y Rafael Puente. Si bien ambos fueron anunciados antes de la fecha límite, forman parte del club de los bomberos que han de apagar el fuego inesperado de inicio de año. El primero, en el mediocentro del América; el segundo, en el banquillo del Atlas.

A diferencia de otros años, las compras de pánico se hicieron presentes en abundancia. Cabe destacar que Águilas y Rayados tendrán una semana más para hacer incorporaciones debido a que la Gran Final se disputó el 29 de diciembre pasado.

Comentarios