Con el fin de encontrar una solución pacífica al conflicto agrario en la localidad Dios Padre que data de hace casi 70 años, ayer se llevó a cabo una mesa de trabajo donde participaron autoridades estatales y federales.
Derivado de la mesa interinstitucional se determinaron diferentes líneas de acción: a partir de hoy representantes de propietarios aportarán a la Procuraduría Agraria y al Registro Agrario Nacional (RAN) las escrituras de 36 predios supuestamente invadidos. Con los antecedentes se hará el empalme en el plano de todas y cada una de las escrituras.
Asistieron el secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar, el procurador general de Justicia Ramiro Lara Salinas, el secretario de Seguridad Pública Mauricio Delmar Saavedra y representantes de las delegaciones federales en Hidalgo de la Secretaría de Gobernación (Segob), Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), RAN, Procuraduría Agraria y la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett).
Por su parte el gobierno, a través de la Secretaría de Seguridad Pública, desplegará un esquema especial en el poblado Dios Padre, así como en tanques y manantiales aledaños, a afecto de garantizar la integridad de habitantes de la región.
El domingo ocurrió un enfrentamiento entre dos bandos a la altura del rancho Damasco, cuyo saldo fue la muerte de una persona. Tras el altercado, vecinos de Dios Padre bloquearon la carretera federal México-Laredo.
El secretario de Gobierno Vargas Aguilar fue entrevistado por medios de comunicación, donde expuso que aunque el conflicto es de índole agrario y no pertenece a la administración estatal, la instrucción del gobernador fue atender la situación.
Entretanto, la Procuraduría General de Justicia investiga los hechos ocurridos el domingo con el compromiso de cumplimentar las órdenes de aprehensión derivadas de los disturbios.
La Secretaría de Gobierno y la Segob serán los enlaces para el desahogo de la problemática. Mientras los representantes de los pequeños propietarios de Dios Padre se comprometieron a aportar toda la documentación y pruebas necesarias que posibiliten la pronto solución.
Entrevistado sobre el rumor de que el agua del manantial de la localidad fue contaminada, Simón Vargas apuntó que desde ayer por la mañana a la zona de conflicto llegó personal de la Secretaría de Salud con equipo idóneo para hacer las pruebas.
Refirió que en un lapso de 72 horas contarán con los resultados para determinar si el agua está o no contaminada, en tanto adelantó que al sitio junto con sus manzanas se le abastece del vital líquido mediante pipas.

Comentarios