Entre lo planteado por los ponentes destacó la solicitud de integrar esquemas de formación y actualización permanente

Pachuca.- Autoridades federales y artistas integrantes del colectivo No Vivimos del Aplauso, el Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam) y la Asamblea por las Culturas sostuvieron una mesa de trabajo virtual sobre políticas públicas para la población infantil.

En el encuentro, la directora general de vinculación cultural de la Secretaría de Cultura federal Esther Hernández Torres y el coordinador nacional de Desarrollo Cultural Infantil-Alas y Raíces Antonio Rodríguez Frino refrendaron la apertura de la institución frente a las propuestas y puntos de vista de la comunidad artística que beneficien el trabajo con y para las infancias y adolescencias.

La sesión del viernes dio continuidad a la realizada el 13 de mayo en la que acordaron seguir el diálogo entre autoridades y representantes de los colectivos con el objetivo de retroalimentar el Programa estratégico de cultura y arte con infancias y juventudes que el Alas y Raíces desarrolla desde 2019.

Emilio Lome, encargado de la rama de cultura infantil del No Vivimos del Aplauso, expresó: “Queremos que Alas y Raíces sea la instancia que dirija, regule y represente las propuestas de los creadores y creadoras y hacerlo en conjunto con ustedes desde la observancia y la bilateralidad para construir un nuevo paradigma relacional”.

Además, representantes de 20 entidades de distintas disciplinas artísticas expusieron diagnósticos y propuestas detectadas en sus regiones para enriquecer las jornadas culturales que mejoren la atención de bebés, niñas, niños y adolescentes, así como la situación laboral del gremio.

Entre las propuestas de los ponentes estuvieron la solicitud de integrar esquemas de formación y actualización permanente para la comunidad artística; generar mecanismos de selección y rotación de elencos; elaboración y socialización de diagnósticos y mecanismos de evaluación cualitativa.

Así como visibilizar el quehacer de los elencos estatales; creación y revisión de programas especializados para las distintas infancias y adolescencias; e implementar proyectos permanentes dirigidos a las comunidades más vulnerables en el país.

Comentarios