Con alma, vida y corazón

528

Pensemos en el futbol como actividad recreativa. El fin de semana llega y una de las máximas recompensas por cinco días de arduo trabajo o estudio es el placer de volver a ver a tu equipo favorito sobre el césped. No hay compromisos en el día y es la hora en que el club de tus amores mueve el balón. Es en ese momento que un grupo de periodistas apasionados al mismo deporte que tú te dan la bienvenida al mejor momento del día.

No los ves, pero los escuchas. Quizá no reconoces sus rostros, pero sí sus voces. Repites sus frases y chascarrillos emblemáticos, te apasionas con sus gritos de gol y das réplica a cada comentario del juego: te vuelves uno de ellos en el palco de transmisión.

¿Te habías preguntado qué tanto influyen los cronistas deportivos en tu experiencia dominical? La reestructuración que vive Televisa Deportes al fusionarse definitivamente con Univisión ha marginado a muchos comunicadores que trabaja- Con alma, vida y corazón FUTBOL DE MESA Roberto Pichardo Ramírez ron en la empresa por un largo tiempo, siendo algunos de ellos auténticas leyendas de la crónica. Independientemente de si simpatizas con ellos o no, lo más probable es que sí tengas algún comentarista con quien prefieres compartir tu pasión futbolística.

Muchos de nosotros nos hemos visto en el debate de elegir a tal o cual televisora cuando juega la selección mexicana. Algunos se botan de risa con las ocurrencias de Martinoli, García, Campos y Zague; otros prefieren el profesionalismo de Bermúdez, Tapia y Sánchez. Parecería una decisión trivial: ambas cadenas transmiten exactamente el mismo partido, con las mismas jugadas y el mismo resultado.

¿Qué cambia, entonces? En un sentido simple lo llamaremos “empatía”. Cada uno de nosotros se identifica con la voz que interpreta algo que nosotros también estamos viendo. No es de extrañar que suelas estar de acuerdo con lo que comentan quienes narran los juegos de tu equipo como local y que, cuando el partido es transmitido por otro equipo de cronistas, las opiniones difieran. Como ocurre en la literatura y las artes escénicas, el narrador es parte de la historia.

El mundo está colmado de símbolos.

Al igual que el escudo de cada equipo guarda un legado detrás, cada periodista deportivo representa una parte importante de cómo entendemos y vivimos el deporte: ojos, oídos, mente y corazón catalizados a través de la herramienta más especial del cuerpo humano: la voz.

Comentarios