Pese al regreso del semáforo rojo para la entidad por el brote del coronavirus

Pachuca.- Pese al regreso del semáforo rojo para la entidad por el brote del coronavirus (Covid-19), un concurrido domingo de tianguis fue lo que se vivió ayer en al menos tres puntos de la Zona Metropolitana de Pachuca, donde sin importar los riesgos los comerciantes y clientes decidieron volver a reunirse.

En la colonia 20 de Noviembre, la plaza se colocó en la avenida Cerezo como usualmente acostumbraba hacerlo antes de la pandemia; decenas de vendedores instalaron desde temprana hora sus puestos, carpas y lonas al ras del piso para exponer sus productos.

Sin indicaciones de circulación para preservar la sana distancia, un intermitente uso del cubrebocas y aplicación de gel antibacterial solo en algunos negocios, mercaderes y compradores convivieron en aparentemente normalidad.

Mientras, en San Cayetano, donde la afluencia también fue nutrida, las recomendaciones de sanidad se concretaron en la colocación de gel antibacterial, cubetas con líquido sanitizante, cubrebocas y en algunos casos cintas de precaución y plástico para evitar el contacto en la medida de lo posible.

Aunque la venta no fue la esperada, como comentaron algunos tianguistas, lo importante para ellos es volver a laborar, pues los últimos meses de confinamiento mermaron la economía de muchos, por lo que, aseveraron, no pueden ni están dispuestos a esperar más.

“Para el gobernador y la presidencia es muy fácil decir que no salgamos, porque ellos tienen su salario y ganan bien, podrían pasar hasta un año sin trabajar y por ellos mejor, pero nosotros vivimos al día, sino nos ponemos hoy, no comemos toda la semana”, externó una mujer, quien atiende un puesto de ropa.

En tanto, en la plaza de La Providencia, en Mineral de la Reforma, el panorama no fue diferente; un gran número de comerciantes, que desde la semana pasada decidieron regresar a sus labores, repitieron este fin con una mayor cantidad de asistentes.

No obstante, para Leticia, quien atiende un puesto de comida, las ventas también se percibieron bajas, pues desde su punto de vista la ciudadanía está afectada por la contingencia y se limita a adquirir lo necesario.

“Mucha gente viene aquí porque encuentra más barato que en otras partes, eso es un apoyo para nosotros y también para ellos, pero ahorita solo se llevan lo que necesitan para la semana, evitan gastar en un antojito o dulce y a varios sí nos pega.”

Por dichas razones, los tianguistas aseguraron que pese a continuar la alerta roja seguirán colocándose en las próximas semanas, toda vez que además no han recibido el apoyo esperado por las autoridades estatales y locales, lo que les obliga a buscar su sustento aún con el peligro que ello pueda representar.

Comentarios