Pachuca.-

Un hombre habría sido torturado para admitir su culpabilidad en un secuestro cometido en 2014 cuando el procurador de justicia era Alejandro Straffon; el tormento habría incluido asfixia y toques eléctricos en los testículos; por dichos hechos, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) emitió el jueves una recomendación dirigida a la PGJEH.

De acuerdo con el expediente CDHEH-VG-0439-17 publicado en el portal web del organismo, mismo que además es el único emitido en lo que va del año, los involucrados serían los entonces jefes de grupo de la coordinación de investigación del grupo Actopan y del de Ixmiquilpan, así como agentes de investigación adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública en Hidalgo (SSPH).

Según el documento, la recomendación derivó de un escrito que la víctima, quien se encuentra en prisión por el delito de secuestro agravado y tentativa de homicidio punible, hizo llegar a la comisión para iniciar una queja por los actos de los que dijo ser objeto el 24 de abril de 2014.

En su declaración, el hombre apuntó que en dicha fecha aproximadamente a las 13 horas fue intervenido a la altura de El Arenal por dos agentes de investigación que lo bajaron de su vehículo, lo esposaron, patearon y subieron a una camioneta perteneciente a la Policía estatal en donde venían tres agentes más, y entre los dos primeros y los últimos tres le dieron más patadas en todo el cuerpo.

Posteriormente, dijo que lo llevaron a un lugar que desconocía y en donde lo arrojaron al suelo, le pusieron una bolsa en la cabeza para asfixiarlo y continuaron pateándolo; asimismo, le dijeron que debía firmar un documento o de lo contrario “lo pagaría su familia”.

Tras sufrir un desmayo y ser despertado con alcohol, la víctima relató que lo colocaron en forma de cristo; entre dos personas lo tomaron por los brazos y le abrieron las piernas colocándole un cable en los testículos, dándole toques eléctricos hasta reventarlos. A la par, aseguró que le pidieron el nombre de su esposa.

Tras lo anterior, externó que fue trasladado a un hospital en donde como consecuencia de las agresiones que vivió a mano de sus captores, tenía las costillas fracturadas, los testículos reventados y un esquince cervical que requería collarín.

Luego de ser regresado a la procuraduría, puntualizó que le dieron un documento para que lo firmara mostrándole un celular que contenía una fotografía de su esposa e hijo, motivo por el que lo firmó y horas más tarde, sin la asistencia de un abogado o defensor, fue presentado ante el Ministerio Público.

Por dichos hechos, la CDHEH recomendó a la dependencia iniciar el o los procedimientos administrativos, penales y legales que correspondan con los argumentos y pruebas que sirvieron para la emisión de dicho documento en contra de las y los servidores públicos responsables por la violación a los derechos humanos y, en su caso, se les impongan las sanciones correspondientes.

Así como dar cumplimiento a la reparación integral del daño a la víctima, instruir a su personal para que en el desempeño de sus funciones evite incurrir en actos de tortura, además de impartirles capacitación en materia de derechos humanos en caso de considerarlo pertinente.

Comentarios