Con la cuchara grande, gobierno de Hidalgo en comunicación social

2283
gobierno de Hidalgo,comunicación social
Algunos fueron dirigidas al gobierno estatal

Pachuca.- El gobierno de Hidalgo que encabeza Omar Fayad Meneses gastó 423 por ciento más del dinero presupuestado en 2017 para publicidad oficial, es uno de los hallazgos de la evaluación realizada por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) a través del estudio: Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2018. Presupuestos estatales: simulación y discrecionalidad.

Por esa y otras razones más Hidalgo se ubicó entre los 19 estados del país que retrocedieron, ya que obtuvo un puntaje de 49.3 puntos porcentuales, por debajo de la media nacional de 58.7 por ciento, en la más reciente evaluación del IMCO. La entidad cayó cuatro posiciones con respecto a la anterior medición al ocupar la posición 26.

Otros hallazgos que llaman la atención es que a pesar de contar con ingresos adicionales a lo estimado, la actual administración estatal gastó 10 por ciento menos del presupuesto aprobado en seguridad pública; en materia de infraestructura, el gasto ejercido fue 39 por ciento menos a lo autorizado, lo que ubicó a Hidalgo entre las 15 entidades federativas que invirtieron menos en ese rubro.

En tanto, el discurso de la presunta austeridad en el indicador del IMCO que reporta un gasto apenas 2 por ciento menor al monto aprobado para este rubro.

Así, Hidalgo, entidad que presume tener a uno de los gobernadores mejor avaluados del país destacó en la medición del IMCO por gastar mal y de más.

Asimismo, en la evaluación referida se detectó que Hidalgo realiza una subestimación sistemática de los ingresos presupuestados en al menos 20 por ciento en 2015, 2016 y 2017. Es decir, la estimación de la recaudación es menor a los ingresos reales obtenidos.

En el caso específico de 2017, la subestimación fue de 29 por ciento de la recaudación real alcanzada, es decir, hubo ingresos adicionales del orden de los 10,800 millones de pesos. A pesar de contar con esos recursos excedentes, el gobierno estatal gastó 19 por ciento más del presupuesto autorizado, equivalentes a 7,100 millones de pesos.

De acuerdo con las conclusiones del IMCO, las malas prácticas en las finanzas públicas de los gobiernos estatales es producto de la mala planeación de las secretarías de finanzas locales y de la inexistencia de contrapesos legislativos.

Los Congresos estatales que deberían desempeñar su papel de contrapesos y vigilantes del presupuesto público no realizan su tarea por las siguientes razones que identificó el estudio dado a conocer por el IMCO: No están facultados para aprobar las modificaciones realizadas al presupuesto por las secretarías de finanzas; hacen poco uso de su facultad para emitir opiniones sobre los informes trimestrales de gasto que las secretarías de finanzas les remiten; y no exigen la comparecencia de las autoridades ejecutoras que gastan más de lo aprobado.

Comentarios