El gobierno de Hidalgo otorgará más concesiones, pero de forma transparente y con apego a criterios técnicos y de ingeniería, aclaró el titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte de Hidalgo (Semot) José Luis Guevara Muñoz. Las declaraciones del encargado de la política del transporte salen a la luz cuando aún tiene en el escritorio la resolución de al menos 100 permisos, que habrían sido otorgados en el colofón de la pasada administración estatal de forma irregular. Entendemos que antes de continuar con la liberación de licencias, se antepondrá la ética jurídica para resolver lo que huele a corrupción, confabulada por el capitán Terán, el exgobernador Francisco Olvera Ruiz y sus amigos transportistas. Para creer que efectivamente las nuevas concesiones se entregarán con transparencia y apegadas a estudios técnicos, primero se deberían revocar aquellas que no habrían sido asignadas en el marco de la ley. Es decir, en un sentido analógico, la secretaría que encabeza José Luis Guevara deberá limpiar las paredes de la casa para echar la primera mano de pintura, de lo contrario resultaría perturbadora la entrega de nuevos permisos y el esmalte correría el riesgo de botarse. Entretanto, la nueva visión anticorrupción que imprimen desde el próximo gobierno de la República ha sido bien recibida por el Ejecutivo estatal y esta, a su vez, transmitida a las secretarías. Al menos en el discurso podemos anticipar que habrá transparencia en los procesos de asignación de nuevas concesiones, ojalá que la demagogia, como la altanería de ciertos grupos políticos, se haya erradicado a partir del llamado a la reconciliación nacional. De filón. A decir verdad, la depuración de cuerpos policiacos se antoja compleja, sino hay dinero para bachear calles, menos para liquidar a los elementos reprobados en control y confianza.

Comentarios