Conciencia, ciencia y corazón: Invictus

351
Invictus

Ahora somos una gran familia, este espacio es un hogar para todos. Estamos trabajando y nuestra próxima meta es la construcción del primer refugio de grandes dimensiones para carnívoros en México, orgullosamente hidalguense”

Erika Ortigoza Vázquez
Directora de la fundación

Pachuca.-

Un año de trabajo de Invictus. ¿Cuál es el camino recorrido?

“Parece fácil, pero ha sido un gran trabajo, desde que hace casi un año recibí este cascarón y lo comenzamos a adaptar, las historias que se han realizado aquí son muchas, ahora la
meta es hacernos crecer y completar ese gran sueño.
“Primero nos propusimos habilitar ese espacio, no es fácil, no hemos recibido donativos como quisiéramos pero los animales no entienden de dinero, ellos necesitan atención.
“Ahora somos una gran familia, este espacio es un hogar para todos. Estamos trabajando y nuestra próxima meta es la construcción del primer refugio de grandes dimensiones para carnívoros en México, orgullosamente hidalguense.”, refirió Erika Ortigoza Vázquez, directora de la fundación.

¿Cuál es el camino?

“Hemos trabajado sin pausa, tenemos nuestra historia icónica que es Venadito, su rehabilitación va muy bien, está ganando peso, es la historia de la fundación que se vuelve icónica. Invictus colaboró con el rescate de un venado cola blanca que estuvo a punto de ser devorado por perros ferales y que fue trasladado desde Jacala para ser atendido por varias heridas en sus extremidades; el reporte indica que el animal se encuentra en evolución favorable.”
El animal es paciente de Invictus y necesitó de cuidados especiales, luego de perder una pata en un ataque de perros de caza fue atendido en la fundación y ahora su evolución es notable.
“Lo que rescato aquí es que pobladores de la localidad le brindó los primeros auxilios, lo entregó al ayuntamiento y este a su vez tomó la decisión de salvarle la vida y practicarle una cirugía, las autoridades y ONG en confiar en Invictus.”

¿Por qué Invictus,
quién fue?

“Lo conocí desnutrido, deprimido y tirado en el piso, por un momento pensé que estaba muerto, cuando escuchó mis pasos volteó y ahí vi su rostro, ese hermoso oso había sufrido una tortura brutal: arrancaron su mandíbula, y aun así presentaba su función en el Harley Circus en donde le llamaban Bailarina Nait.
“Antes de rescatarle, cuando lo conocí por foto, supe sin duda su nombre: Invictus. El expediente Invictus sin temor a equivocarme ha sido una historia de reivindicación animal, y por qué no decirlo, de conciliación social, porque en él queda exitosamente comprobado que la alianza entre autoridad y sociedad dan extraordinarios resultados.
“El 14 de octubre de 2014 el oso Invictus, aquel quien fuera rescatado del maltrato por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y enviado al Bioparque Convivencia Pachuca y su unidad de rescate-rehabilitación y reubicación de fauna silvestre (cuando era directora de esta) para ser rehabilitado e intervenido para reconstruir su rostro y mandíbula con la implantación de dos placas de titanio hechas especialmente para él en Suiza, logrando así, su prótesis, esa madrugada decidió ser el Invictus de Ernest Henley (poema que da nombre a este ursus americano) ‘ser el amo de su destino, ser el capitán de su alma’. 1:30 horas, víctima de una hipertrofia ventricular (afección cardíaca) muere el extraordinario oso negro, el gladiador Invictus.”

¿El aniversario?

“Prepararemos una carrera, la primera que será parte de esta fundación, buscamos a corredores profesionales y quienes apenas comienzan. Además, habrá una jornada masiva de vacunación a animales y daremos información sobre la fauna en el parque
Los Mármoles, en Jacala.”
El programa apenas está en detalles, será en breve cuando la directora de la fundación dé a conocer la cartelera completa que además viene acompañada de un informe de actividades.

Comentarios