Pachuca.- La Fundación Hidalguense clausuró sus talleres 2019 con una entrega de constancias a quienes participaron a lo largo del periodo julio-diciembre en distintos laboratorios de capacitación.

La cita fue el pasado viernes en punto de las 17 horas, donde más de 200 personas se dieron cita en las instalaciones del brazo social de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) para llevar a cabo el cierre de actividades de esos cursos.

Los participantes tomaron talleres dentro de las tres ramas que la fundación creó para beneficio de la sociedad en general: de productividad, rápidos y de emprendimiento, en los que se desprendieron cátedras de cocina saludable, elaboración de pastes, postres, pastelería, galletas, bisutería, globoflexia, entre otras.

A esas actividades se sumaron hombres y mujeres de distintas colonias y municipios cercanos a la capital hidalguense, quienes al terminar su formación decidieron emprender un negocio para contribuir a su desarrollo personal y familiar.

Al respecto, Antonio Mota Rojas, presidente de la Fundación Hidalguense, comentó: “Sabemos que hay muchas historias de vida en cada uno de ustedes quienes tomaron estos talleres y es una satisfacción para la fundación sumar al desarrollo y crecimiento personal, intelectual, familiar y sobre todo social”.

Dichos laboratorios han servido para la formación de microempresas dedicadas al rubro alimenticio. Además de sumar al desarrollo emocional de personas que toman esos cursos con el afán de ampliar sus conocimientos y su esparcimiento social.

En la ceremonia de clausura se dieron cita familiares, alumnado que recibió su constancia, así como la plantilla de instructores que impartieron los cursos; también asistieron autoridades universitarias quienes agradecieron a la asociación civil el aportar al desarrollo de hombres y mujeres que desean cambiar su vida.

Finalmente, el evento estuvo amenizado por el cantautor Julio Rico.

Comentarios