Ciudad de México.-

La propuesta de Andrés Manuel López Obrador de cancelar la reforma educativa provocó diferencias entre los candidatos presidenciales.
El abanderado de Todos por México José Antonio Meade advirtió que cancelarla significaría “cancelar el futuro de las y los niños”.
“Para ser muy claro, cancelar la reforma educativa implica cancelar el futuro de tus hijos, implica echar a la borda la posibilidad de que aprendan inglés”, afirmó en el tercer debate.

El candidato reiteró su propuesta de apoyar a docentes incrementando sus salarios y generando certeza laboral para ellos. Aseveró que está del lado de los profesores y sostuvo que trabajará junto con el Panal a favor de ellos.
En tanto, el aspirante independiente Jaime Rodríguez cuestionó a López Obrador si tiene un pacto con Elba Esther Gordillo o con docentes, y acusó que el sindicato ha detenido la educación en México.

El Bronco ofreció mejorar las condiciones laborales de los docentes. Planteó modificar la reforma educativa para regionalizarla, involucrar a los padres de familia y devolver el poder a los profesores, no al sindicato.
El abanderado de Por México al Frente Ricardo Anaya coincidió con el tabasqueño en que la reforma educativa castiga a maestros, pero, dijo, se opone a derogarla porque “sería criminal”.
Sin especificar cifras, el panista ilustró que el gobierno ha gastado el triple en evaluaciones docentes que en formación y capacitación.
“La reforma educativa se trataba de mejorar la educación, no de castigar a las maestras y a los maestros.

“Para que nos demos una idea de la gravedad: hoy se está gastando el triple en las evaluaciones de lo que se gasta en la formación y capacitación de los maestros. ¿Qué se requiere? Más capacitación para los maestros”, arguyó.
Criticó el gasto ejercido en comunicación social ejercido por Aurelio Nuño cuando era titular de la SEP.

Recordó que, el año pasado, la dependencia gastó mil 963 millones de pesos en imagen, un sobreejercicio de recursos de 2 mil 680 por ciento, debido a que el Congreso de la Unión solo había aprobado 70.6 millones de pesos.
Anaya afirmó que ese gasto pudo haber sido destinado a la capacitación de un millón de docentes.
También López Obrador se lanzó contra el salinista Otto Granados, actual titular de la SEP.
“El único que vende plazas es el secretario de Educación, que es de ustedes, de la mafia del poder. Ese vendió la plaza de toros de Aguascalientes cuando fue gobernador. Los maestros no venden plazas, ya basta”, lanzó.

No tengamos miedo: AMLO

En su intervención final, el candidato Andrés Manuel López Obrador pidió a los votantes no tener miedo al momento de elegir al presidente el primero de julio.
“Vamos a hacer historia, no tengamos miedo, vamos a construir una auténtica democracia, y con mucho entusiasmo, vamos a gritar el primero de julio ¡viva México!”
Además, aseguró que se hará historia en las próximas elecciones logrando en el país la cuarta transformación al sacar del poder a los políticos corruptos del Prian, que, dijo, han metido a México en el atolladero.
AMLO fue nuevamente el primero en abandonar el foro del tercer debate. El tabasqueño se despidió de mano de tres candidatos, de los moderadores y hasta de algunos técnicos.
No obstante, al despedirse de Anaya, de lejos, solo levantó la mano antes de salir del lugar.

Comentarios