La presidenta del Congreso local María Pérez Perusquía anunció ayer en entrevista que acatará la resolución de los tribunales federales sobre el recurso que interpuso la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), respecto a la implementación de un órgano interno de control al interior de la casa de estudios. Dijo que, entretanto, el Congreso presentará los informes que le sean requeridos y, una vez resuelto el caso, acatará la resolución no importando que la instrucción sea derogar o modificar el decreto que aprobó el pleno recientemente. Además, Pérez explicó que mientras los tribunales federales resuelven, el Congreso dará continuidad al proceso legislativo, por lo que emitirá las convocatorias para la designación de los titulares de los órganos internos de control. Al respecto, la legisladora anotó: “En ese proceso legislativo, si hubiere una indicación distinta por cualquiera de las instancias jurídicas, pues entonces cambiaríamos o detendríamos el proceso”. Respecto a lo dicho por la diputada local priista, cabe destacar que coincidió con el gobernador del estado Omar Fayad, en el sentido de que, cualquiera que sea el sentido de la resolución judicial, esta deberá acatarse, con lo que anula la posibilidad de que la asamblea legislativa busque refutar la decisión de los jueces y que el proceso se prolongue indefinidamente. Además la legisladora anticipó que mientras el Poder Judicial federal resuelve el amparo promovido por la UAEH, el proceso para crear los órganos de control interno continuará, por lo que se publicarán las convocatorias correspondientes. Aquí cabe preguntar si no es un despropósito continuar con un proceso que podría ser suspendido por el Poder Judicial federal si el amparo es favorable a la UAEH. ¿Qué caso tiene continuar si existe incertidumbre respecto a la instalación del hipotético órgano de control al interior de la institución universitaria? ¿No importa perder tiempo, dinero y esfuerzo? De filón. Dentro de lo malo, una buena noticia: el gobernador anunció anoche que algunas de las plazas que se perdieron con el redireccionamiento y la desaparición de la Seplader, serán retomadas para contratar personal en los hospitales que no tienen médicos y enfermeras, así como para habilitar el hospital de Zimapán y Metztitlán.

Comentarios