Ayer se cumplieron 150 años de la instalación del primer Congreso de Hidalgo, y para celebrarlo fue llevada a cabo una sesión solemne que congregó a representantes de los tres poderes locales y que además contó con la presencia del subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez. En sus respectivos discursos, tanto el presidente de la junta de gobierno Ricardo Baptista, como el gobernador Omar Fayad y el mismo Herrera Gutiérrez destacaron la raigambre liberal de Hidalgo y su consiguiente vocación progresista. Y precisamente sobre eso último coincidieron Gutiérrez y Baptista, quienes hicieron notar que hoy el Congreso hereda esa tradición que está haciendo valer a 150 años de distancia. En ese sentido, el actual presidente de la junta de gobierno celebró que la vigente legislatura sea de alternancia y que le haya tocado vivir la coyuntura de un nuevo proceso histórico de transformación. Además, llamó a trabajar por los cambios que requiere Hidalgo dejando atrás cualquier interés mezquino. Mientras que Herrera celebró que, gracias a esa tradición liberal, hoy el Congreso aprobó una reforma que permite el matrimonio igualitario, lo que debe hacernos sentir orgullosos. Fayad coincidió en que hoy debe trabajarse de manera coordinada y ofreció hacerlo de esa manera, e incluso buscará ser referente por cuanto a su vocación colaborativa con la actual administración federal. Casualidad o no, en este 150 aniversario el Congreso de Hidalgo vive cambios profundos al igual que la vida pública de nuestro estado y de todo México. Son, como hace 150 años, tiempos de transformación. De filón. La Zona Metropolitana de Pachuca sigue en contingencia ambiental, al igual que la capital del país y otros estados de la zona centro, lo que habla de que las medidas que deben tomarse rebasan el ámbito de los gobiernos locales. Lo malo es que no se ha visto algún esfuerzo en ese sentido. ¿Podrá cada uno de los gobiernos estatales solucionar esa emergencia por separado? Tememos que no.

Comentarios