MIREIA MENDOZA NOLLA
Pachuca

La tarde del jueves el auditorio Gota de Plata, en Pachuca, vibró por dos horas con el Magno Concierto, evento presentado por el Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en colaboración con la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca Hidalgo (OSEAH), donde ambas instituciones compartieron escenario reuniendo a 140 jóvenes músicos, concierto al que, en su parte final, se sumaron también los respectivos coros, alcanzando así más de 250 artistas en escena.
El evento logró cautivar a un Gota de Plata repleto de espectadores de todas las edades que, tras la interpretación de la última pieza del programa, aclamaron que las orquestas continuaran tocando. Al lugar, además, se dieron cita el coordinador de la división académica de la UAEH Gonzalo I Villegas de la Concha; el director de la dirección de educación superior de la misma máxima casa de estudios; Alberto Gordillo Martínez, así como la directora del instituto anfitrión Erika Villanueva Concha, quien describió el concierto como “emotivo, además de lleno de musicalidad y armonía entre ambas orquestas”.

Con un repertorio variado durante la ejecución del cual los directores de ambas orquestas fueron alternándose la batuta, el público asistente quedó atrapado con obras como las oberturas Poeta y campesino y Caballería ligera, el poema sinfónico Finlandia y Mestizo, obra con aires mexicanos compuesta, además, por el director de la Orquesta Sinfónica del Instituto de Artes (OSIA). Asimismo, se hizo también presente en escena Gaétan Kuchta, director de la OSUAEH y quien también se unió a esa fiesta musical como director invitado para deleitar a músicos y espectadores con la dirección magistral de una de las suites de la célebre ópera Carmen.
Las agrupaciones cerraron el concierto con un medley
de The Beatles, algunos temas de

musicales y películas como El fantasma de la ópera, Star wars, La misión y El señor de los anillos, estos últimos acompañados de los coros de ambas instituciones y un popurrí de mambos que acabó por poner en pie a todos los presentes.
Óscar Pérez Carrillo, director de la OSEAH, manifestó al finalizar el concierto que se rebasaron cabalmente las expectativas. “Fue un excelente logró, musicalmente hablando; para ambas instituciones fue muy provechoso ya que en poco tiempo se montó un programa bastante largo y complejo”, refirió.

En un mismo sentido, Francisco de Jesús Rico, director de la OSIA, consideró que “tanto los coros como las orquestas del Instituto de Artes y de Esperanza Azteca ofrecieron un estupendo concierto evidencia de que cuando se dan las condiciones adecuadas, como en esa ocasión, los resultados son excelentes”.
Asimismo, comentó que en Hidalgo y en todo México hay suficiente talento, pero que hay que apoyarlo.
María Fernanda Escorza Durán, quien se desempeña como violinista en la OSIA, compartió que, desde su percepción, se notó bastante bien el trabajo de ensamble. “Todo sonó bastante bien, la vibra se sentía genial y aprendimos mucho de los niños, y lo mejor fue que tuvimos la oportunidad de ser dirigidos por un director reconocido”, concluyó la joven artista.

Victoria García Álvarez, quien con tan solo 11 años ya lleva tres formándose como flautista en la OSEAH, refirió que el encantó del evento. “Algunos ensayos no me gustaban porque no nos dejaban salir al descanso y, cuando nos dejaban, era muy poco tiempo, pero el esfuerzo valió la pena. Me gustó mucho cómo los dos directores nos repasaban las partituras y me encantaría repetir la experiencia”, compartió la que fue una de las participantes más pequeñas del concierto.
Tras la magnífica fusión, que logró el doble objetivo propuesto de promocionar y extender la actividad artística a toda la sociedad a la par que difundir el trabajo de las agrupaciones participantes, ambas instituciones han anunciado como expectativa el mantener y acrecentar esa colaboración interinstitucional.

Comentarios