Pachuca.– La diabetes es una enfermedad crónica que, con la ayuda del tratamiento adecuado y hábitos saludables, no debe impedir a los pacientes tener una vida larga, sana y feliz.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 350 millones de personas en todo el mundo tienen diabetes y considera que la cifra podría duplicarse en las próximas dos décadas.
La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no es capaz de utilizar de manera eficaz la insulina que produce.
La insulina es una hormona segregada por el páncreas que se encarga de que el azúcar en el torrente sanguíneo entre en las células y estas puedan obtener energía. Pero si el azúcar no puede llegar a las células para convertirse en energía, se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.
Existen dos tipos principales de diabetes: la tipo uno se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esa hormona; en cambio, la diabetes tipo dos se da porque el organismo utiliza la insulina de manera ineficaz.
Esta última representa aproximadamente 90 por ciento de los casos mundiales de diabetes y se debe, en gran medida, a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. “Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad también se está manifestando en niños”, puntualizó la OMS.

Prevención

Aunque la diabetes tipo uno no puede prevenirse, según la OMS existen medidas eficaces para evitar la tipo dos, como tener un peso saludable, mantenerse activo físicamente o evitar el consumo de tabaco

Dieta mediterránea

Para las personas diabéticas se recomiendan las mismas pautas de alimentación que para la población general, es decir, la dieta mediterránea, que consiste en comidas a base de vegetales, con pequeñas cantidades de carne de res y pollo; más porciones de granos enteros, frutas y verduras frescas; y aceite de oliva para preparar alimentos. Esta dieta también previene la enfermedad cardiovascular.

Evitar las dietas “yoyo”

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición comprobaron que los pacientes que reganan peso tras seguir una dieta de adelgazamiento son más susceptibles de padecer resistencia a la insulina y, a la larga, pueden desarrollar diabetes

Cuidado con los productos light

Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas, aseguró que un producto de ese tipo puede contener niveles de azúcar no aptos para una persona diabética

Hacer ejercicio físico

La contracción muscular provocada por el ejercicio consume glucosa de la sangre y previene las complicaciones de la diabetes; asimismo, mejora las cifras de tensión arterial, colesterol y la función cardiovascular, de acuerdo con especialistas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Fomentar la independencia
de niños con diabetes

Debe implicarse a los niños con diabetes en el tratamiento de la enfermedad y en los controles, con el fin de que valoren por sí solos sus resultados, según la Fundación para la Diabetes

Cuidado de los pies

Es necesario revisarlos cada día en busca de cualquier rozadura, herida o enrojecimiento, en caso de detectar alguna lesión debe consultarse al médico. “Nunca trate de quitarse usted mismo los callos”, advirtieron especialistas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Revisiones oftalmológicas

Existe el riesgo de presentar retinopatía diabética, una patología que si no se trata puede ocasionar la pérdida de visión, indicaron especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Para prevenir esa afección es aconsejable someterse a revisiones oftalmológicas una vez al año

Comentarios