Adoptar una serie de hábitos saludables y tomar ciertas medidas de prevención es fundamental para conservar la salud visual. Te explicamos cuáles son estas 10 normas que todos, mayores y niños, deberíamos seguir para cuidar nuestros ojos y nuestra visión.

Revisión oftalmológica anual

Para detectar lo antes posible cualquier problema ocular y ametropías (miopía, astigmatismo e hipermetropía), es aconsejable realizar una revisión oftalmológica cada año. La degeneración macular y el glaucoma, entre otras patologías, tienen mejor pronóstico si son detectadas y tratadas precozmente. Los errores refractivos no corregidos conllevan un esfuerzo visual con dificultad para enfocar, fatiga ocular y cefaleas.

Alimentación sana

Es necesaria para mantener una buena función visual. Las vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina y los ácidos omega tres, son esenciales para la retina y para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares. Esas sustancias se encuentran en las verduras, frutas, pescado azul, mariscos y frutos secos.

Vitaminas y suplementos minerales

Deben complementar la dieta en casos de enfermos o personas mayores que no tengan una alimentación adecuada y en pacientes que presenten patologías oftalmológicas que requieran una mayor ingesta de los mismos.

Preservar la superficie ocular

La superficie ocular se mantiene transparente gracias a la lubricación de la película lagrimal. Al parpadear recubrimos el ojo con dicha película. Cuando fijamos la vista sea en el ordenador, el televisor o un libro, reducimos la frecuencia y amplitud del parpadeo. Esto causa sequedad ocular con aparición de molestias como enrojecimiento, dolor y lagrimeo por reflejo. Para evitarlas, es aconsejable el uso de lágrimas artificiales tanto en estas ocasiones como en situaciones ambientales adversas (calefacción, aire acondicionado, humo, entre otras).

Proteger los ojos del Sol

La radiación ultravioleta (UV) produce alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Es imprescindible escudarlos, incluso en los días nublados, tras unas gafas de Sol homologadas con protección garantizada (filtro contra los UV). Hay que rechazar aquellas que no reúnan esas características.

No frotarse nunca los ojos

Ante una contaminación ocular por algún cuerpo extraño o por alguna sustancia química es aconsejable el lavado inmediato con agua limpia en abundancia, antes de acudir al oftalmólogo. No deben nunca frotarse los ojos.

Prevenir traumatismos

Practicar el deporte con las gafas adecuadas. Esto no solo protegerá los globos oculares de la radiación solar sino también de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena.

Trabajar con buena iluminación

Una iluminación adecuada es imprescindible para reducir la fatiga visual. Para leer debemos situar la fuente de luz detrás nuestro y enfocada en el libro. Al trabajar con el ordenador o mirar la televisión hay que evitar que se produzcan reflejos de luz sobre la pantalla.

Relajar las estructuras oculares

Las estructuras oculares son responsables de la acomodación (enfoque) y relajarlas periódicamente también reduce el estrés visual de una tarea mantenida largo tiempo. Para ello recomendamos retirar la vista del objeto enfocado (pantalla, libro), cada 15-20 minutos, durante unos 10-15 segundos.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios