La educación superior requiere de acciones inmediatas, además de llenar el vacío de políticas de compensación y apoyo a las universidades. Porque posterior al coronavirus (Covid-19) el país más que nunca requerirá de dotar a la educación mexicana de fortalezas para remontar los problemas derivados de la situación actual; además de atender las necesidades de muchos estudiantes en precaria situación económica que requieren de becas y otros sustentos dirigidos al sector y que será vital el mantener y aumentar los recursos erogados por el gobierno a la educación superior en todos los estados.

Además de las inquietudes de la sociedad, como es el caso de la salud, el empleo y la economía, está pendiente y requerirá de un arduo trabajo la educación en su conjunto; porque los efectos del Covid-19 inexorablemente apuntan a fortalecer el sistema de educación en sus diferentes dimensiones. De ello se desprende que existe la necesidad de dotar al sistema público de educación de recursos adecuados y encontrar soluciones concretas en el presente fundamentadas en el pensamiento a largo plazo.

En efecto, las universidades a través de la historia han sido decisivas para el bienestar de la sociedad por el trabajo y los efectos benéficos que causan en la conciencia ciudadana y porque van adecuándose a las nuevas necesidades del entorno.

Por otro lado, las medidas que tomaron algunas instituciones de educación superior han sido asertivas en el sentido de mantener sus actividades de enseñanza, con el ingente y loable esfuerzo de sus docentes y estudiantes. Trabajando colaborativamente en las redes con los estudiantes y movilizando los recursos al alcance de las instituciones, con el fin de asegurar el acceso y aprovechamiento de las clases en línea.

Cumpliendo así uno de los objetivos de la educación superior, que es la formación de personas con una sólida formación en su disciplina. Por lo que en este momento la preservación de las universidades y su bienestar es estratégico para los países y sus gobiernos.

En ese contexto, la universidad va a la vanguardia en ser artífice del futuro formando a las mentes del futuro sin descanso con los medios disponibles, prueba de ello son las acciones por la pandemia del Covid-19, que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) ha implementado y que a decir de su rector Adolfo Pontigo Loyola “la institución ha debido considerar primero la salud y de manera consecuente las estrategias para el seguimiento de las responsabilidades, así como el desarrollo de la infraestructura tecnológica como la plataforma Syllabus, academias, tutorías, asesorías y bibliotecas virtuales, entre otras herramientas, que permiten adaptarse a la actual emergencia bajo los criterios de equidad, inclusión, flexibilidad y empatía”.

Asimismo, no se debe dejar de lado la loable acción de la UAEH en otras actividades emprendidas en pro de la sociedad, como es la feria del empleo virtual del 15 al 20 de junio.

Comentarios