PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA10

Zempoala.- Las y los habitantes del fraccionamiento Privada Esmeralda, ubicado en Zempoala, invirtieron su esfuerzo y sus ahorros para comprar una casa donde descansar después de la jornada diaria y dejar un patrimonio a sus hijos e hijas.

En cambio, se llevaron una sorpresa: un drenaje y asfaltado deficiente que salta a la vista cada vez que las lluvias provocan inundaciones que dañan sus viviendas, una planta purificadora sin funcionar y cámaras de videovigilancia obsoletas.

Además, luminarias deficientes y un salón de usos múltiples inconcluso se suman a los vicios ocultos de las viviendas del fraccionamiento Esmeralda, construido por Sylma.
Nunca imaginaron, agregan, que la constructora, representada en 2014 por la hermana del actual subsecretario de Obras Públicas del gobierno de Hidalgo Marco Antonio Rico Moreno, incumpliera desde hace dos años los servicios prometidos, y por los cuales pagaron hasta un millón de pesos por casa.

Con documentos en mano, las y los vecinos de ese fraccionamiento responsabilizan de todo a la constructora Sylma, encabezada en 2014, año en que adquirieron sus viviendas, por la administradora única Sylvia Rico Moreno.

También acusan que en septiembre de 2012, cuando era un proyecto ese fraccionamiento de 115 casas, de las cuales actualmente 45 están habitadas, el director responsable de la obra fue Marco Antonio Rico Moreno, hermano de Benjamín Rico Moreno, secretario de Medio Ambiente.

Señalan al presidente municipal de Zempoala, Héctor Meneses Arrieta, así como al secretario de Obras Públicas, José Meneses Arrieta, de conocer la problemática del fraccionamiento sin hacer nada.

El parentesco entre el alcalde y el secretario de Obras Públicas, agregan durante entrevista con este medio de comunicación, es materia para interponer escrito ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) por tráfico de influencias al expedir licencias de construcción.

PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA3

¿Y los servicios?

Aquí los fraccionamientos crecieron como pasto: San Alfonso, Matilde, Rinconadas de Esmeralda, Ciruelos, Bosque de Matilde, Real de Joyas, Privada Esmeralda y San Marcos. Y siguen construyendo más, a unos metros de la terminal del sistema de transporte Tuzobús.
Pero la explosión inmobiliaria no estuvo acompañada de servicios y en junio de 2015 las y los habitantes de esos fraccionamientos bloquearon la carretera México-Pachuca, debido a que las lluvias provocaron inundaciones que afectaron sus viviendas.

A un año de distancia, Lourdes García Hernández, representante del fraccionamiento Privada Esmeralda, acusa que de las promesas de las autoridades estatales, para que accedieran a retirar el bloqueo, no queda nada.

Y, en cambio, siguen las viejas demandas: inseguridad, baches, deficiente alumbrado público, carencia de agua potable y mala calidad de las viviendas ante la displicencia de las constructoras: Crimsa, Grupo Rico y Zeuqram.

Ahora García Hernández está sentada en el quiosco del fraccionamiento Privada Esmeralda. Explica: “nos dijeron que el agua se iría por gravedad, pero se encharca junto con el drenaje sanitario y afecta a 20 casas. Al secarse el lodo, el polvo es insoportable, causa enfermedades”.

Después de dos años de construidas no es normal que ya presenten fisuras las paredes de sus viviendas y cuando llueve el agua sale por las coladeras.

Aunado a ello, Sylma quiere recortar una barda de la propiedad de García Hernández, luego que la constructora levantó dos casas pese a que el uso de suelo era comercial y no habitacional. En cambio, el salón de usos múltiples para 50 personas sigue inconcluso.

Para que funcione la planta potabilizadora debe haber 85 por ciento de las viviendas ocupadas, además de que es necesaria tubería para conectarla a las casas del fraccionamiento.

PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA4 PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA8 PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA6Fraccionamiento fantasma

Caminar por Privada Esmeralda es como pasear por un pueblo fantasma. La mayoría de sus casas están abandonadas, la hierba trepa por sus ventanas y puertas, porque la constructora Sylma vendió a personas que no se han aparecido por el lugar.

“Sylma no ha entregado el fraccionamiento al municipio, pero quiere deslindarse al adjudicarlo a un comité de vecinos. Al no estar municipalizado, la privada es como si fuera un lote baldío o sigue en construcción, sin acceso a Internet y teléfono”, cuenta García Hernández.

Pasos más adelante, Leonardo García Vázquez se ve molesto. Señala que el agua de lluvia entra al fraccionamiento desde la avenida principal y que en lugar de fluir se queda encharcada frente a las viviendas.

Dice que está por concluir escrito dirigido a la Secretaría de la Función Pública, donde acusa el tráfico de influencias entre las autoridades que ha propiciado que las casas donde viven él y sus vecinos carezcan de servicios públicos dignos.

Quizá, cuando vio en la Ciudad de México el espectacular que mostraba al fraccionamiento Privada Esmeralda como la tierra prometida en Hidalgo, nunca imaginó el fiasco que se llevaría.

La firma,
representada en 2014 por la hermana del actual subsecretario de Obras Públicas del gobierno de Hidalgo Marco Antonio Rico Moreno, incumplió desde hace dos años los servicios prometidos, por los cuales pagaron hasta un millón de pesos por casa

 

 

 

 

Sylma no ha entregado el fraccionamiento al municipio,
pero quiere deslindarse al adjudicarlo a un comité de vecinos. Al no estar municipalizado,
la privada es como si fuera un lote baldío o sigue en construcción, sin acceso a Internet y teléfono”

Marco legal

Ley Estatal de Agua y Alcantarillado

Artículo 92: Los nuevos desarrollos urbanos deberán incluir la construcción de sistemas separados para el drenaje de aguas residuales y pluviales y podrán, previo permiso de la autoridad competente, optar por la perforación de pozos de infiltración, con capacidades de captar escurrimientos pluviales.

Todas las calles secundarias, pasillos, andadores, patios y banquetas deberán ser construidas con adoquines, concreto hidráulico o de algún material que permita la conducción permanente de las aguas residuales.

Artículo 93: Las aguas residuales y pluviales deberán conducirse de los predios edificados a las atarjeas instaladas con tal objetivo en la vía pública

Las demandas

Inseguridad, baches, alumbrado público deficiente, carencia de agua potable y mala calidad de las viviendas ante la displicencia de las constructoras: Crimsa, Grupo Rico y Zeuqram

PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA5

Las lluvias

provocan inundaciones que
dañan sus viviendas, una planta purificadora sin funcionar y cámaras
de videovigilancia obsoletas

PAG4-REPORTAJE-ESPECIAL4 PAG4-REPORTAJE-ESPECIAL5 PAG4-REPORTAJE-ESPECIAL3 PAG4-REPORTAJE-ESPECIAL PAG4-REPORTAJE-ESPECIAL2

Luminarias

deficientes y un salón de usos
múltiples inconcluso se suman a los vicios ocultos de las viviendas del fraccionamiento Esmeralda

PAG4-REPORTAJE-VICTOR-VALERA

Comentarios