Fumar tabaco y la exposición al humo de los cigarros causa medio millón de muertes prematuras cada año, 30 por ciento de ellas es por algún tipo de cáncer, 40 por ciento por enfermedades cardiacas y el restante a padecimientos pulmonares

EDDY ARMENTA /
IMSS HIDALGO
Pachuca

Aunque reducir el consumo de cigarrillos de tabaco, de entrada, tiene beneficios evidentes en la salud, sobre todo en la desintoxicación de los órganos vitales y el rendimiento físico y mental, el mal hábito de fumar sigue siendo la principal causa de cáncer y de muerte entre la población mexicana.
Desde el siglo XIX, el consumo del tabaco ha desgastado la salud de las personas a nivel mundial; fumar está catalogado como la causa principal de cáncer de pulmón, esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, hígado, estómago, cuello uterino, de colon, recto, así como leucemia.

A partir de la década de 1960, el riesgo de un fumador de presentar cáncer de pulmón, o alguna enfermedad pulmonar, ha incrementado debido a los cambios constantes que presenta la formulación de los cigarrillos.
La nicotina es el principal componente activo de los cigarrillos, se sitúa rápidamente en el organismo provocando que el cuerpo se acostumbre a determinados niveles, requiriendo cada vez dosis más elevadas de la sustancia, de allí que cuando se elimina el hábito del tabaco, ciertas personas pueden experimentar ansiedad y malestar.

Esa substancia es la causante de la adicción, ya que provoca una segregación de dopamina en el sistema nervioso, encargada de mandar la señal de placer, igual que sucede al ingerir alimentos o mantener relaciones sexuales. Además, aumenta la actividad en las vías colinérgicas del cerebro, por lo que el fumador se siente más enfocado y nítido a la hora de realizar alguna tarea.

¿Cómo lo dejo?

No existe una receta mágica para dejar ese u otros vicios nocivos para la salud, sin embargo, con convicción el fumador puede iniciar una vida más saludable y no estar enganchado a una sustancia que podría provocar tener que usar tratamientos médicos de por vida.

¿Los cigarros electrónicos y los parches de nicotina son una buena opción?

Pese a no ser una herramienta para superar la dicción y no contribuir a la salud. Su uso sí reduce las posibilidades de padecer cáncer, los asiduos a los cigarros electrónicos tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades de corazón, debido a que contienen mayor número de partículas y toxinas extrafinas que se introducen al cuerpo.
Respecto a los parches, es importante saberlos usar, ya que podrían generar más adicción a la nicotina y una dependencia mayor incluso a otras sustancias, de ahí la importancia de acudir con un especialista.
No obstante, sí constituyen el primer paso para aquellos quienes pretenden dejar de fumar, por su bien y por el de los que se encuentran a su alrededor, pues los fumadores pasivos sufren los mismos problemas que uno activo.

Comentarios