Así lo informó el investigador de la UAEH Basilio Guerrero, quien colaboró con el Cecultah en el proyecto Hábitos y consumo culturales de los hidalguenses en zonas urbanas. Predicción del consumo cultural con un modelo de análisis
Pachuca.- Basilio Guerrero Escamilla es un investigador hidalguense nacido en Pachuquilla, su pasión por la ciencia ha sido la causa de que él se dedique a una labor que a muchos causa sorpresa: el desarrollo de modelos matemáticos para explicar los diferentes fenómenos que ocurren en las ciencias sociales.
El doctor Juan Basilio es actualmente investigador en el área académica de sociología y demografía, en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu), a donde ingresó por invitación del director Edmundo Hernández.
En esa área de la máxima casa de estudios de la entidad ha permeado su idea de que los fenómenos sociales deben medirse.
Una de sus más recientes investigaciones y ejemplo de su propuesta de aplicar las matemáticas a las ciencias sociales es el proyecto denominado Hábitos y consumo culturales de los hidalguenses en zonas urbanas. Predicción del consumo cultural con un modelo de análisis.
Éste, indicó, fue un trabajo colaborativo con personal del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Cecultah).
Una muestra de más de mil 800 entrevistas y 24 municipios permitió determinar que, en un rango de cero a 100, el Índice de Consumo Cultural en Hidalgo es de apenas 17.11 por ciento, ni siquiera en rango moderado, explicó el investigador en entrevista con Elsa Ángeles en el programa de divulgación científica “Luciérnaga”.
“Estamos en números rojos, no brincamos ni a moderado”, manifestó.
En la emisión radiofónica transmitida por Radio Universidad, Guerrero Escamilla también puntualizó que contrario a lo que quizá se pensaría, el municipio con mayor consumo cultural del estado no es la capital, sino Ixmiquilpan, donde en el ámbito local surgieron las protestas contra el gasolinazo.
Ese estudio también dio elementos para justificar la creación de la Secretaría de Cultura, la cual inició actividades por ordenamiento del Ejecutivo estatal en días recientes.
Dicho trabajo derivó de los resultados de la Encuesta de Hábitos y Consumo Culturales de los Hidalguenses en Zonas Urbanas, realizada en 2015 por el Cecultah con el objetivo de generar un índice de consumo cultural en 24 municipios entrevistados para observar la ponderación de cada uno de los ejes analíticos con los que trabajaron en el cuestionario.
Para ello diseñó un modelo matemático-estadístico con enfoque predictivo del consumo cultural de esos 24 municipios de la entidad, que se agruparon en 10 regiones.
Mediante ese modelo hizo una representación simplificada de la realidad que prevalece en esos lugares.
Posteriormente realizó un modelo de interpretación que permite visualizar vínculos y estrategias necesarias para lograr el incremento del consumo cultural, a través de las variables derivadas de la encuesta, con la finalidad de orientar políticas públicas que atiendan esas realidades concretas.
Por último expone la relación entre la cultura y el desarrollo a través de su vinculación con el Índice de Desarrollo Humano y el Índice de Consumo Cultural.
Ese análisis permite observar con datos duros los niveles de consumo cultural y la influencia de cada tipo de oferta, proporciona elementos para visualizar la dirección de las políticas culturales y sus posibles efectos y muestra las consecuencias de tener una población con un mejor desarrollo cultural.

Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales

La colaboración de investigadores de diferentes áreas del conocimiento para analizar y construir nuevas opciones frente a problemas reales es un ejercicio indispensable en la vida académica.
Una de esas herramientas, de gran trascendencia, son las matemáticas aplicadas, es decir, modelos y sistemas que arrojen una mirada precisa y medible de la realidad y, por supuesto, también genera respuestas a esos problemas.
La opción de recurrir a las matemáticas aplicadas en las ciencias sociales es una metodología de trabajo en el área académica de sociología y demografía en el ICSHu, instituto perteneciente a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), que ha generado importantes proyectos de investigación con gran impacto en temas como medio ambiente, urbanismo, seguridad pública y cultura, por mencionar algunos.
El autor de esa mirada es un investigador hidalguense, muy joven e inquieto, apasionado por la ciencia, con formación en economía, ciencias sociales y matemáticas, el doctor Basilio Guerrero Escamilla.

Otras investigaciones

El investigador también ha participado con el diseño de modelos matemáticos en los proyectos:
*La actividad humana como elemento explicativo del calentamiento global; en el cual los expertos realizaron la construcción de modelos de series de tiempo, al considerarlo como el factor determinante de la variación de la temperatura
*Modelo gravitacional para predecir la funcionalidad de las zonas metropolitanas del centro de México; en donde realizaron un análisis descriptivo de la dinámica de movilidad de los commuters, es decir, las personas que recorren largas distancias para ir de su casa a su trabajo y viceversa, a partir de determinados factores económicos y sociales, tomando como referencia teórica la segunda ley de Newton: la ley gravitacional

“No le tengan
miedo a los números”

La licenciatura en planeación y
desarrollo regional, una alternativa

El doctor Basilio, un hombre con vocación por lo que hace, invita a jóvenes a interesarse por las matemáticas y por carreras que les permitan desarrollar ese tipo de trabajos.
Una alternativa es la licenciatura en planeación y desarrollo regional que ofrece el ICSHu, un programa de estudios sólido para formar a expertos en el conocimiento de sistemas que permitan el diseño de procesos y actividades del desarrollo.
El desarrollo regional es un proceso de cambio social sostenido que tiene como finalidad última el progreso permanente de una zona específica.
Un egresado de esa licenciatura posee una visión integral de las dimensiones del desarrollo regional y territorial, participa en la formulación de proyectos, así como en la organización de las personas como sujetos del desarrollo regional, lo que le permite conocer ampliamente las características físicas, económicas, sociales y políticas que hacen de una región un agente de desarrollo y crecimiento.
Por lo tanto, pueden laborar en cualquier institución de carácter público o privado orientada al desarrollo. Además de insertarse en instituciones de nivel local, estatal, federal e internacional no gubernamentales.
Como ejemplos pueden mencionarse las áreas: sistemas de gestión ambiental y seguridad e higiene en el trabajo; negocios alternativos como ecoturismo o desarrollos biotecnológicos; servicios de consultoría para proyectos ligados al desarrollo y medio ambiente; planeación y ordenamiento de actividades productivas territoriales.
Para mayor información puede consultarse la página www.uaeh.edu.mx.

¿Quién es Basilio Guerrero?

Estudió la licenciatura en economía, maestría en ciencias en matemáticas y didáctica y doctorado en ciencias sociales en la UAEH. De manera simultánea al doctorado, también cursó la maestría en estadística aplicada en el Instituto de Investigaciones en Matemáticas y Sistemas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); más adelante cursó el diplomado en econometría aplicada en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Desde el 2006 trabaja en la Autónoma de Hidalgo y a partir de 2014 es profesor investigador en el área académica de sociología y demografía del ICSHu. Es candidato al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y cuenta con el perfil del Programa para el desarrollo profesional docente (Prodep).
Sus líneas de investigación son: matemáticas aplicadas en economía, ciencias sociales e ingenierías, y estadística aplicada en series tiempo, modelos lineales y no lineales, muestreo, análisis de multivariables y diseño de experimentos.

Datos curiosos
Juan Basilio es hijo de Basilio Guerrero Islas, ganadero de larga tradición en la región de Pachuquilla, y Jovita Escamilla Baños. Está casado y en su tiempo libre le gusta caminar con su esposa, ir al cine, es adicto a la lectura de temas relacionados con las matemáticas y con gusto apoya a su papá en tareas de su rancho

No votes yet.
Please wait...

Comentarios