Contagios y muertes vuelven a estabilizarse

239

La transmisión del patógeno no ha logrado bajar, por lo que no ha podido cambiarse a un color de semáforo con menos restricciones a la movilidad

JOSÉ AURELIO GRANADOS ALCÁNTAR* / Pachuca.- Desde septiembre, los casos de personas infectadas por el coronavirus (Covid-19) en Hidalgo se mantienen estables, pero en niveles altos (véase gráfica uno).

La transmisión del patógeno no ha logrado bajar, por lo que no ha podido cambiarse a un color de semáforo con menos restricciones a la movilidad.

Los registros elaborados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) indican que el dinamismo social en septiembre en la entidad ya es igual al de marzo (véase figura uno), eso quiere decir que la mayor parte de las actividades financieras se encuentran operando.

Con el incremento de la movilidad, es inevitable que la velocidad de propagación de la enfermedad incremente, si observamos la evolución de la tasa de reproducción efectiva se encuentra que en las últimas semanas ha sobrepasado el umbral de uno (véase figura uno); eso es que cada vez más una persona contagiada infecta cuando menos a otra. Por lo tanto, es de esperarse que en las próximas semanas haya igual o mayor número de casos. Tal como ha sucedido en los primeros días de octubre.

Si el número de contagios se estabiliza también las defunciones, al menos en estas tres últimas semanas, aunque hay un pequeño descenso en la última.

En esta semana, la cantidad de camas disponibles aumentó en la entidad, pero la disponibilidad de las que cuentan con ventiladores no asegura una mejora en el pronóstico de los pacientes con el patógeno

Se ha manifestado que la respuesta a la epidemia ha sido satisfactoria, porque el sistema de salud no se ha visto afectado debido a que se dispone de un gran número de camas con respiradores artificiales. Pero un análisis realizado por Silvio A Namendys, Alan Gutiérrez y Juan P Romero apuntó que más allá de la cantidad de espacios con dichos aparatos de soporte, la alta tasa de mortalidad de enfermos intubados en México también puede asociarse con la calidad de la atención.

De acuerdo con Gustavo Olaiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no hay una relación entre camas disponibles y decesos, pues su asociación es más compleja.

“Depende de la capacidad del equipo clínico, la disponibilidad de ventiladores, etcétera, pero mucho más importante es el tiempo de evolución del patógeno antes de llegar al hospital, la gravedad con la que ingresa, el tipo de tratamiento que ha recibido, la dosis de virus que recibe, si utilizó cubrebocas, la vía de ingreso del virus y su condición inmune previo a la enfermedad” (Véase “Pese a que el sistema de salud en el país no se ha visto afectado por la pandemia, gran parte de pacientes intubados ha fallecido” en el diario Reforma de su edición del 4 de octubre).

La transmisión de activos (que pueden contagiar a otras) por municipios continúa en los de mayor tamaño poblacional, como la Zona Metropolitana (ZM) de Pachuca (Pachuca, Mineral de la Reforma, San Agustín Tlaxiaca, Mineral del Monte, Epazoyucan, Zapotlán y Zempoala) que concentra el 40 por ciento de casos.

Pero hay 25 demarcaciones donde la propagación hasta el 10 de octubre fue nula y más de 30 donde la diseminación fue muy baja, con al menos tres casos.

Con el incremento del dinamismo social, es inevitable que la velocidad de propagación de la enfermedad incremente

Se ha manifestado que la respuesta a la epidemia ha sido satisfactoria, porque el sistema de salud no se ha visto afectado

Comentarios