Ha sido la más pronunciada en 30 años; cotiza, en promedio, a 42 pesos

Tulancingo.- Desde hace aproximadamente tres meses, el precio en el kilogramo (kg) del borrego en pie y finalizado, es decir, listo para ser procesado, ha registrado una caída importante, situación que no ocurría entre productores de la región Tulancingo desde hace unos 30 años, explicó Abraham Salomón Ganado, director municipal de Desarrollo Agropecuario, al precisar que ese animal ha bajado de unos 50 pesos, en promedio, a 42.

Aunque el funcionario refirió que dicha situación es cíclica y ocurre cada dos o tres años, pues depende también del comportamiento en la cotización de otras especies, enfatizó que en esta ocasión la caída en el costo ha sido importante, y por lo tanto, causa preocupación.

Algunos otros factores que generan esa situación es la sobreoferta que existe actualmente, pues anteriormente los productores de barbacoa, uno de los principales compradores, mantienen el animal en promedio unos ocho días en el corral antes de su sacrificio, no obstante, actualmente el tiempo asciende a un mes, aproximadamente.

Asimismo, la sequía que ha sido registrada este año en gran parte del país ha influido en dicha sobreventa, debido a que los productores de ovinos al no contar con alimento suficiente tratan de comercialízalos a procesadores finales.

Solo en Tulancingo se calcula que existen unos 80 productores que están pasando por esa situación.

Sin embargo e irónicamente, no existe la producción suficiente de borregos para solventar las necesidades de consumo en la región, sobre todo para la preparación de barbacoa, por lo que son adquiridos ovinos de otros puntos del país, cuyos productores también están ofreciendo el ganado a bajo precio al no poder mantenerlos por la sequía que limita la cantidad de alimentos.

De lo anterior, el director municipal de Desarrollo Agropecuario de Tulancingo consideró que para resolver dicha situación podría pensarse en crear una cultura entre la población para que consuman otros productos derivados del borrego.

Otra alternativa, agregó, sería el uso de otros productos derivados como la piel para prendas de vestir y artesanías.

Comentarios