Pachuca.-

La escalada en precios de la gasolina continúa en la capital; hasta ayer, el precio de la Magna rebasó la barrera de los 17 pesos en algunas estaciones de servicio, mientras que la Premium llegó hasta los 18.60 pesos.

Desde el martes, el precio de la Magna llegó en algunas estaciones de servicio a los 16.83 pesos, en tanto que la madrugada del jueves alcalzó los 16.91. No obstante, la noche del jueves algunos establecimientos la vendían en 16.95.

Ayer, de acuerdo con la aplicación Gasoapp de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en la estación de servicio Ixtlahuaco, localizada en la carretera Pachuca-Tampico kilómetro 143, en Lolotla, la Magna se vendía en 17.01 pesos. Ahí, la Premium se cotizaba en 17.90.

A su vez, el local denominado Carbu Express con domicilio en Bulevar del Minero también vendía ayer la Magna en 17.01 pesos y la Premium en 18.61 pesos. Caso igual para la estación denominada Damor con domicilio en fraccionamiento Colosio.

En tanto, en la estación de servicio Gesa, localizada en Río de las Avenidas, la Magna se cotizaba en 16.93 pesos y la Premium en 18.54.

En Servicio Gasolinero Santa Julia la gasolina verde se vendía en 16.82 pesos y la Premium en 18.42. Los mismos precios se manejaban en Combustibles de Pachuca, ubicada sobre el bulevard Felipe Ángeles.

La estación de servicio con los precios más bajos, considerando ubicación con un radio de cuatro kilómetros con punto de partida en la calle Cuauhtémoc, era Hidrosina Plus, localizada en bulevar Luis Donaldo Colosio, esquina con bulevar Nuevo Hidalgo, que vendía la Magna en 16.99 pesos y la Premium en 18. 59 pesos.

En noviembre pasado, el presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) Pablo González adelantó que para 2018 sí habría un aumento en los combustibles, por lo que el litro de gasolina podría alcanzar los 20 pesos, panorama que, de acuerdo con los precios registrados por el energético, está por cumplirse.

El 30 de noviembre del año pasado finalizó el proceso gradual de flexibilización de los mercados de gasolinas y diésel, liberalizándose el centro y sur del país. A partir de esa fecha todos los consumidores pueden comprar combustibles a precio de libre mercado en las estaciones de servicio de su preferencia.

Tras la flexibilización de mercados, el precio de las gasolinas y el diésel está determinado con base en el precio de referencia, los costos de transporte y almacenamiento, el margen comercial de venta, los impuestos y el tipo de cambio vigentes. Por lo cual, el precio final depende de la interacción entre esas variables y es determinado por cada permisionario.

  • El 30 de noviembre
    del año pasado finalizó el proceso gradual de flexibilización de los mercados de gasolinas y diésel, liberalizándose el centro y sur del país. A partir de esa fecha todos los consumidores pueden comprar combustibles a precio de libre mercado en las estaciones de servicio de su preferencia

Comentarios